Las cuentas ecológicas del transporte

Todas las versiones de este artículo: [Català] [Castellano] [Galego]

JPEG - 5.1 KB
Informe completo >>>

Las cuentas ecológicas del transporte en España, es un riguroso y completo estudio promovido por Ecologistas en Acción. El trabajo arroja datos fundamentales para entender el sistema de transporte español: desvela los impactos sociales, ambientales y costes económicos de cada medio de transporte y permite conocer cuál ha sido su evolución en los últimos 20 años. Una información fundamental para entender por qué es necesario reorientar la política de transportes, al tiempo que se aportan los fundamentos en los que debería asentarse el cambio.

Las cuentas ecológicas del transporte es un riguroso estudio en el que se analiza de manera pionera para un periodo dado –e integrando los principios de la Economía Ecológica– todos los elementos que conforman el sistema de transporte. Básicamente, y de forma integrada:

  • Se analizan las repercusiones ambientales, sociales y económicas del transporte de personas y mercancías.
  • Se analizan todos los medios de transporte, incluyendo algunos que a menudo quedan fuera del foco, como el transporte por tubería, los ascensores o los medios no motorizados.
  • Se analizan todas y cada una de las fases necesarias para que se produzca el transporte, es decir: construcción de infraestructuras, construcción de vehículos, mantenimiento del sistema, desplazamiento, mantenimiento y reciclaje de los vehículos.

Mediante el análisis cruzado y desglosado de estas tres dimensiones (impactos, fases y medios), se obtiene una matriz de conocimiento fundamental para comprender nuestro modelo de transporte, así como las claves para reorientarlo hacia uno de mayor sostenibilidad económica, social y ambiental.

Este estudio es a su vez la continuidad de otro anterior: Hacia la reconversión ecológica del transporte en España, editado en 1996 con datos de 1992 [1]. Pasados 20 años, y tras la continuidad de una política de transportes basada en la construcción de miles de kilómetros de trenes de alta velocidad y carreteras de alta capacidad, resultaba fundamental actualizar estas Cuentas Ecológicas, y conocer hacía donde ha derivado nuestro modelo de transporte.

Entre las conclusiones del estudio, destacan:

  • Gran incremento de la movilidad de personas. Si se dividen todos los recorridos realizados interior e internacionalmente entre todos los habitantes, en 2012 esta movilidad correspondería, de forma gráfica, a un desplazamiento diario de cada persona de unos 45,5 km, mientras que en 1992 eran 28,3 km. Es decir que en 20 años se ha producido un incremento en los kilómetros por habitante superior al 50%. Y lo que es peor: este incremento se ha asentado principalmente en el automóvil y el avión, los dos medios con mayores impactos socioambientales. Y eso que en 2007 la cifra era aún mayor, 49,6 km por habitante y día, pero la crisis ha provocado esta disminución hasta 2012.
  • Fuerte aumento del trasiego de mercancías. En lo que se refiere al transporte de mercancías, si se divide el recorrido de todas las mercancías desplazadas internamente y las procedentes del comercio exterior entre el número de habitantes, se obtenía que en 1992 correspondía a cada persona diariamente el desplazamiento de una tonelada una media de 52 kilómetros, mientras que en 2007 –en el año de inflexión del ciclo expansivo previo– se alcanzaron los 91 km. Se revela de este modo cómo los años de expansión económica estuvieron directamente correlacionados con un fuerte incremento en el trasiego de mercancías consumidas por la economía española.
  • Un 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero son imputables al transporte. En lo que se refiere al cambio climático, el estudio concluye que las emisiones de gases de efecto invernadero debidas al transporte, en vez de representar el 23,7% de todas las emisiones (cifras oficiales), llegan hasta el 40% si se tienen en cuenta las emisiones del transporte de las mercancías que llegan de mercados exteriores –en su mayor parte por vía marítima– y si al mismo tiempo se contabilizaran las emisiones generadas en todo el ciclo de vida de los medios de transporte, y no solo en la fase de desplazamiento.
  • Avión y automóvil, los más despilfarradores. En lo que se refiere al consumo energético se muestra cómo el automóvil y el avión siguen siendo los medios de transporte que más energía consumen por persona desplazada, y cómo el automóvil sigue siendo el medio más ineficiente en áreas urbanas y metropolitanas.
  • Gran ocupación de suelo. El suelo transformado para permitir el desplazamiento de vehículos en todo el Estado equivale a 820.000 campos de fútbol –una superficie mayor que la de la Comunidad de Madrid–, de los que la mayor parte (más del 90%) corresponden al requerido para el transporte por carretera.
  • El automóvil, el más caro. El mayor coste económico por desplazamiento –teniendo en cuenta no sólo los costes debidos al desplazamiento (combustible), sino también los correspondientes a la adquisición del vehículo y mantenimiento– muestran cómo el automóvil sigue siendo el medio más caro para desplazarse.

Estas son algunas de las principales cifras, pero no las únicas, y todas ellas permiten concluir cómo el modelo de transporte impulsado en los últimos dos decenios se ha basado en promover el uso del automóvil, el avión y el tren de alta velocidad –los medios de transporte más ineficientes energéticamente–, que causan los mayores impactos ambientales (cambio climático, fragmentación de ecosistemas y consumo de recursos materiales finitos) y sociales (contaminación atmosférica, ruido y siniestralidad en el caso del automóvil); así como los mayores costes económicos (consumo de combustible y construcción de infraestructuras) para desplazarse.

Las Cuentas Ecológicas del Transporte muestran de qué manera, en un escenario de crisis ecológica, energética y económica como en el que nos encontramos, hay que avanzar para transformar nuestro modelo de transporte en uno completamente distinto, que reduzca las necesidades de desplazamiento, pivote en el uso del transporte colectivo (autobuses y tren convencional) preferiblemente electrificado, y en el caso de los desplazamientos urbanos, en la marcha a pie y en bicicleta.

Recursos: Cuentas ecológicas del transporte en España

La realización del estudio ha contado con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. No obstante, las opiniones y documentación aportadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad de los autores, y no reflejan necesariamente los puntos de vista de las entidades que apoyan económicamente el proyecto.




Visitantes conectados: 266