Estudio sobre contaminación agrícola en los acuíferos de la Subbética cordobesa 2005

Estudio sobre la contaminación agrícola en los acuíferos de la Subbética Cordobesa 2005.

Introducción: La actividad agraria supone la aplicación en la naturaleza de importantes cantidades de sustancias toxicas, estas se acumulan en nuestro entorno y acaban volviendo a nosotros. Uno de estos caminos son el agua que bebemos. Evaluar este problema es el objetivo del presente trabajo. Las limitaciones económicas impiden un análisis de todos los contaminantes posibles de todas formas podemos tener una aproximación del grado de contaminación a que están sometidos los acuíferos determinando la cantidad de nitratos que poseen.

Los nitratos son un compuesto ausente entre la materia mineral del suelo y necesario como alimento fundamental de las plantas. Sin embargo los elementos que lo componen, nitrógeno y oxigeno, están omnipresentes formando parte de la atmósfera. Los mecanismos principales que la naturaleza posee para producir los nitratos son los fenómenos atmosféricos y la fijación bacteriana. De estos procesos deriva la presencia natural de nitratos en las aguas pero siempre en muy pequeña cantidad y, al ser mecanismos globales, de forma homogénea en todos los acuíferos de un ecosistema concreto.

Cualquier variación significativa en el contenido en nitratos de acuíferos próximos son fruto, no de la naturaleza, sino de la actividad humana. Si a esto unimos su alta solubilidad en agua, su escasa o nula retención en los compuestos minerales del suelo y su cómoda determinación tendremos un excelente indicador de la presión contaminante agrícola en nuestro entorno.

Más sobre Nitratos: Ya hemos comentado que los nitratos son un nutriente necesario para las plantas, que su presencia en altas concentraciones en las aguas procede de la contaminación agrícola pero no hemos dicho nada sobre las consecuencias de su exposición sobre el organismo humano. Dos son los efectos tóxicos principales , ambos derivan de la facilidad de los nitratos para transformarse en nitritos. El mayor efecto biológico del nitrito es la oxidación de la hemoglobina normal a metahemoglobina, la cual es incapaz de transportar oxígeno a los tejidos dificultando la respiración, síndrome del niño azul.. Otro es su potencial cancerígeno en el aparato digestivo. La tolerancia del cuerpo humano y la intensidad de sus efectos es variable y depende de varios factores, siendo los niños de corta edad y personas con dificultades respiratorias o renales los mas sensibles. Pediatricamente hablando no se deben administrar a los niños aguas con contenido en nitratos superior a 25 mg/l. Igual criterio debería establecerse para los otros colectivos sensibles mencionados.

También existen otras fuentes de nitratos. Una de ellas son las verduras de hoja: acelgas y espinacas. También ingerimos nitratos al comer productos de carne en conserva, (embutidos). A estos se le añaden dosis de nitratos y nitritos, estos se nombran como E-250, E-251, E-252, como aditivo para prevenir la intoxicación producida por una bacteria que se desarrolla en los productos cárnicos mal conservados. Los embutidos caseros no están libres pues los nitratos son un componente del polvo para la matanza que compramos en el comercio.

Como vemos los nitratos son un toxico difícil de evitar, lo malo es que si por desconocimiento bebemos agua muy contaminada, mas la de las acelgas o espinacas, mas embutidos, podemos llegar a ingerir sin saberlo dosis altísimas de este toxico. Hemos comprobado que la mayoría de las fuentes no potables de las que se suele coger agua están muy contaminadas, el problema se agrava si se usan para la comida pues al hervir el agua aumenta aun mas el contenido en nitratos, si además el alimento consiste en las verduras mencionadas y para colmo las consumimos al día siguiente o después, el calor y posibles fermentaciones pueden favorecer el paso de nitratos a nitritos mucho mas tóxicos y mortales.

Exposición e interpretación de los datos:

Los análisis nos dan la concentración de nitratos en agua, pero para evaluar el problema se necesitan también una serie de criterios. Por ejemplo ¿ 20 miligramos por litro de nitratos se corresponde con mucha o poca contaminación?.

Uno de los valores de referencia mas divulgados es el de 50 mg/l, usado por las distintas administraciones para señalar la barrera entre el agua potable y la no apta para el consumo humano. Sin embargo no existe ningún estudio referente a salud que justifique este valor. Nadie sabe por que se considera 50 mg/l como perjudicial y 40 mg/l como tolerable. Todos los países desarrollados asumen la contaminación agrícola de los acuíferos como un mal inevitable. La contaminación por nitratos ¿hasta donde la toleramos?. Si establecemos como limite el de 30 mg/l muchísimas poblaciones se quedarían sin agua potable, el problema seria de tal magnitud que la descontaminación seria impracticable. Por otro lado la opción de contaminar menos y restringir el uso de agroquímicos se enfrenta a la oposición de fuertes intereses económicos. De hay que la única salida sea la de aumentar el contenido permisible de nitratos hasta 50 mg/l. Esta cantidad permite el abastecimiento de la mayoría de las poblaciones a costa de la perdida de calidad del agua.

Desde un punto de vista sanitario la sensibilidad de las personas al contaminante es muy variable. Niños, ancianos y personas con problemas respiratorios o renales son los mas perjudicados. Se han documentado casos de indicios por contaminación en niños con solo 10 mg/l pero no es lo general, desde un punto de vista sanitario hasta 25 o 30 mg/l parecen ser admisibles.

En un entorno natural intacto los nitratos presentes en el agua son mínimos. Se han realizado estudios en ecosistemas maduros y estables. En estos casos las entradas de nitratos con el agua de lluvia es de 0,5 mg/l. La fijación de nitrato atmosférico por las bacterias no simbióticas presentes en el humus del suelo ronda los 0,16 mg/l para una pluviometria de 600 litros por m2. Estas entradas suman unos 0,66 mg/l. Pero la mayoría de este queda retenida en la capa de humus del suelo. De hecho el humus es la única estructura del suelo capaz de retener los nitratos y evitar su lavado con el agua de lluvia, a consecuencia de esto la cantidad de este elemento existente en las aguas que drenan de un bosque de encinar en buen estado no exceden los 0,25 mg/l.

Toda esta información ayuda a conocer el problema pero tampoco da una referencia que permita establecer el grado de contaminación agrícola soportado.

  • Esta claro que los criterios usados por la administración responden a conveniencias de gestión hídrica y no son oportunos.
  • Los sanitarios tampoco pues no presentan un enfoque ecológico sino el del impacto en la salud humana.
  • Por ultimo los estudios sobre ecosistemas referidos no proceden pues se han realizado en entornos limpios, maduros y estables, no se pueden aplicar pues en bosques en retroceso, o en proceso de recuperación, o en el caso de cuencas con suelos pedregosos y desnudos.

Esto nos obliga a establecer nuestros propios parámetros de referencia.Para ello hemos elegido la máxima y mínima concentración encontrada en los distintos acuíferos de la comarca. Para determinar la máxima nos hemos desplazado intencionadamente a la zona de Brácana en Almedinilla, allí nos encontramos en cotas de altura media con lomas suaves y cultivadas en su totalidad. A media ladera de estas surgen abundantes fuentes de poco caudal y de las que podemos asegurar que su cuenca de captación corresponde con una superficie 100 % ocupada por cultivo de olivar. La concentración de nitratos en estos casos ronda los 70 mg/l. En el otro extremo están los 3 mg/l obtenidos en acuíferos altos de zona de sierra en los que podemos estimar que la superficie agrícola de estos acuíferos es nula o despreciable. En ningún caso la concentración obtenida es inferior a 3 mg/l, esta es muy superior a los 0,25 mg/l de los ecosistemas limpios lo que indica que hasta las zonas mas altas están sometidas a contaminación, en estos casos el nitrato debe proceder del agua de lluvia y dado que los vientos dominantes en nuestra zona son del oeste, los focos de contaminación atmosférica que soportamos deben proceder de la combustión de vehículos a motor, químicas, incineradoras , centrales térmicas u otras industrias existentes al oeste de nuestra geografía. De todas formas determinamos que a una concentración de 3 mg/l corresponde un 0% de contaminación de origen agrícola. Así realizamos la siguiente tabla que nos permite de una forma rápida e intuitiva apreciar la presión contaminante agrícola que sufren nuestros acuíferos en función de su contenido en Nitratos.

3 mg/l 6 mg/l 10 mg/l 20 mg/l 35 mg/l 53 mg/l 70 mg/l
0% 5% 10% 25% 50% 75% 100% s.a.c.

Porcentaje de la superficie agraria contaminante (s.a.c.) que ocupa la superficie de un acuífero en función del contenido en Nitratos.

Nota: Esta tabla solo es aplicable a la Subbética Cordobesa y en el presente año 2005 donde hemos estimado una contaminación uniforme atmosférica de 3mg/l y una máxima de 70 mg/l para el cultivo dominante de olivar de secano. En otras zonas con suelos o cultivos distintos estos parámetros pueden variar, por ejemplo los cultivos de regadío pueden duplicar o incluso triplicar la concentración de nitratos que aportan a los acuíferos en relación al aquí considerado.

Para los análisis hicimos un recorrido que partió de Priego en dirección de Fuente Alhama, después por el interior del Parque hacia Zagrilla, Carcabuey, Cabra, Rute y vuelta a Priego. Por proximidad también incluimos a Almedinilla. Pero sobre todo nos centramos en las fuentes del termino de Priego. Los datos son:

Acuífero y localizaciónNO3 mg/l.
Fuente del Campillo (Priego) 50
F. de la Puente Nueva (Priego) 30
Fuente de la Salud (Priego) 9
Fuente del Tarajal (Priego) 20
Lavadero C/ Loja (Priego) 20
Manantial Azores (Priego) 7
Pozo de la Vega (Priego) 20
Fontanal (Priego) 20
Fuente del Marques (Priego) 25
Fuente Almorzara (Priego) 25
Fuente Carcabuey (Priego) 28
El Arrimadizo (Priego) 3
Pozo el Chaparral (Priego) 20
La Milana (Priego) 25
Fuente Alhama (Priego) 3
Fuente Vichira (Priego) 15
Fuente del Esparragal (Priego) 40
Molino San Juan de Zagrilla (Priego) 25
Zagrilla (Priego) 7
Manantial el Palancar (Carcabuey) 4
Fuente La Pililla (Carcabuey) 40
Manantial Las Palomas (Carcabuey) 7
Fuente Jarcas (Cabra) 3
Fuente del Río (Cabra) 7
Manantial de Zambra (Rute) 7
Fuente del Chorrillo (Carretera de Rute) 40
Fuente alta (Rute) 4
Manantial Fuente Ribera (Almedinilla) 3
Fuente del Piojo (Almedinilla) 10
Cortijo Santa teresa (Almedinilla) 60
Fuente los canos (Almedinilla) 60
Cortijo los Prados de Brácana (Almedinilla) 70

Conclusiones:

La acción contaminante de la agricultura sobre los acuíferos es excesiva, por fortuna la presencia de sierras y zonas libres de cultivo en nuestra comarca son una garantía de calidad de nuestras aguas. En general todos los acuíferos grandes que abastecen las principales poblaciones de la comarca tienen índices inferiores a 10 mg/l. Destacando Fuente Alhama con solo 3 mg/l. Disfrutamos pues la mayoría de nosotros de un agua de buena calidad desde un punto de vista medioambiental. Respecto a los acuíferos pequeños, hay que gastar mucho cuidado, solo los situados en cotas altas libres de olivar poseen poca contaminación. Todos los situados en zonas bajas, entre olivares, o junto a carreteras presentan altos niveles de nitratos, algunos exceden hasta los parámetros administrativos de potabilidad.

Los estudios revelan también una contaminación atmosférica relativamente alta lo que produce que ningún acuífero posea un contenido de agua totalmente libre de agentes contaminantes.

Insistir sobre el riesgo que suponen los pequeños acuíferos independientes existentes en nuestra geografía. Estos están muy contaminados y la costumbre de muchos habitantes de considerar estas aguas mejores para la cocina puede suponer un riesgo para la salud importante, sobre todo si tenemos en cuenta que el agua al hervir aumenta aun mas en su concentración de sales.

Para terminar desde el punto de vista de Ecologistas en Acción Priego creemos que ningún agua que se considere potable debería tener mas de 30 mg/l de nitratos y un contenido inferior a 10 mg/l para considerarse de calidad. Todo índice superior a este debería implicar la toma de medidas para su corrección. Los acuíferos son muy importante para la salud humana y la calidad de vida, es inadmisible que sobre ellos no exista ninguna protección que controle el tipo de tóxicos y cantidad de ellos que se aplican en sus cuencas de captación. Hasta ahora en general no estamos mal gracias a nuestras sierras pero estamos a punto de rebasar el limite de los 10 mg/l en algunos acuíferos importantes de la comarca deberíamos plantearnos una mayor concienciación y protección si queremos seguir enorgulleciéndonos y disfrutando de un agua de calidad.