¿Para quién trabajan las instituciones?

Otro año termina, cambiamos de hoja del calendario. Y otro año más perdido en la “restauración” de la JUSTICIA en el Valle de Alcudia, y más concretamente en el entorno de la histórica Venta de la Inés.

Para muestra dos botones que nos hacen preguntarnos para quién, en este caso la Guardia Civil, trabajan las instituciones españolas que, supuestamente, deberían hacer cumplir las leyes a TODOS los ciudadanos:

El pasado día 15 de diciembre un grupo de senderistas procedentes de Miguelturra recorrieron la ruta de la Venta de la Inés a la Cueva de la Venta. Previamente, la guardería de la finca de La Cotofía intentó hacerles desistir de su intento pero, ante el hecho consumado, el guarda avisó a la Guardia Civil que, a la vuelta de los caminantes, les esperaba y les tomó los datos para una posible denuncia.

Hoy, día 29 de diciembre, un grupo de senderistas procedentes de Alamillo, también han intentado subir a la Cueva de la Venta. El personal de La Cotofía les ha impedido el paso, a pesar de que la ruta hacia la citada cueva se hace por la orilla PÚBLICA del Río Tablillas. En esta ocasión han sido los propios caminantes los que han avisado telefónicamente a la Guardia Civil para que hicieran acto de presencia. El resultado de la llamada ha sido absolutamente nulo: los agentes de este cuerpo de seguridad del Estado no se han presentado en el lugar al que, si les llama personal de la finca de La Cotofía, acuden “raudos y veloces”.

Ante la gravedad de estos hechos, que se repiten con demasiada frecuencia, nos preguntamos: ¿para quién trabaja la Guardia Civil?, ¿para quién trabaja el Ayuntamiento de Almodóvar del Campo?, y ¿para quién trabaja el Gobierno de Castilla-La Mancha?.

Desde luego, las evidencias continuadas indican que hay, cuando menos, una diferencia de trato según sea quien demande su presencia: un ciudadano “de a pie” o un rico terrateniente.

Ha pasado otro año más, y continúan igual los problemas de paso en los caminos y cauces públicos de la finca de La Cotofía (y otras muchísimas fincas cinegéticas de nuestro país). Las administraciones públicas implicadas continúan dando un trato de favor a los terratenientes que cierran los caminos y los ríos. Y la declaración del Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona no ha servido para ninguna mejora en este sentido.

Desde la asociación Ecologistas en Acción del Valle de Alcudia, EXIGIMOS a las instituciones públicas QUE CUMPLAN LAS LEYES. Exigimos que los caminos públicos, las vías pecuarias y los ríos estén abiertos al libre tránsito de cualquier ciudadano. Exigimos a las instituciones que CUMPLAN CON SUS OBLIGACIONES, independientemente de la influencia o cuenta bancaria de la persona implicada.