El Ayuntamiento de Villamartín realiza podas salvajes

Con algunas talas o podas poco profesionales el Ayuntamiento pretende embellecer sus calles maltratando a la arboleda.

Unos vecinos molestos por podas salvajes de limoneros, que más bien parecen talas, se han dirigido a Ecologistas en Acción para solicitar su apoyo, ya que consideran que no se deberían talar unos árboles que formaban parte del paisaje de sus calles o podar otros con la pretensión de darle un toque estético y redondeado a destiempo. Para nuestra organización, la delegación de Medio Ambiente demuestra una ausencia de sensibilidad hacia su arbolado urbano y una gran ignorancia al realizar podas con unas pretensiones estéticas que necesitarían de una mejor planificación y especialización.

Los vecinos le han comentado a los ecologistas que existe una enorme indignación en el pueblo y que algunas personas se han enfrentado con los trabajadores municipales impidiéndoles la poda, otras se han plantado en el Ayuntamiento para buscar al alcalde y pedirle explicaciones; la única explicación que se ha dado es que se podan "para guardar la estética de las calles" dándoles una forma "de paraguas" o "redondita". Justamente hace un año, hicieron exactamente lo mismo con los naranjos. Los podaron de tal manera que muchos parece que no sobrevivieron.

Para Ecologistas en Acción, en cualquier poda lo que tiene que primar es la salud del árbol y su aspecto más natural. También han existido protestas hace un tiempo contra la delegada de Medio Ambiente por la fumigación de zonas vegetales urbanas. Para realizar estos trabajos deben de seguir un protocolo de seguridad muy estricto que impida el daño a la salud de las personas.

Para Ecologistas en Acción, la tala o poda inadecuada de árboles es una acción poco responsable, ya que los árboles son un bien público que supone una inversión económica y ambiental. Los árboles en zona urbana limpian el aire al absorber los gases, regulan las temperaturas, absorben buena parte del ruido, detienen el polvo que se levanta en las calles, proporcionan sombra, son el hogar de muchos pájaros o elevan el valor de las casas, comercios y barrios.