Rechazo al Plan de Gestión del Lobo

Ecologistas en Acción de la provincia de León, organización con representación en el Patronato del Parque Nacional de Picos de Europa, quiere sumarse públicamente a los grupos conservacionistas que ya han mostrado su rechazo al Plan de Gestión del Lobo en Castilla y León.

Ecologistas en Acción, y en su nombre, el Representante Conservacionista en el Patronato del Parque Nacional de los Picos de Europa, Enrique Ureta, han presentado en el registro de la Junta de Castilla y León un escrito de alegaciones al documento "Proyecto de Modificación del Plan de Conservación y Gestión del lobo en Castilla y León" (Resolución de 20 de Diciembre del 2013, de la Secretaría General de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente).

Desde Ecologistas en Acción se quiere resaltar las muertes ilegales de lobos que se producen en los aguardos, esperas y batidas que se autorizan para otras especies, o incluso para la propia especie. En algunos casos, estos actos ilegales, están acabando con grupos reproductores enteros (caso reciente del grupo reproductor de San Glorio que fue abatido íntegramente en Cantabria en otoño del 2013). Es en estas prácticas, en principio autorizadas, cuando se produce probablemente la mayor cantidad de bajas ilegales por disparo. Por lo tanto, consideramos imprescindible dotar de más medios humanos que puedan controlar esos permisos. Si ello no es posible, debe restringirse la frecuencia de las autorizaciones, de tal manera que puedan ser vigiladas por el correspondiente personal de la Administración, muy especialmente en espacios naturales sometidos a un régimen de protección como el Parque Regional de Picos de Europa o incluso el propio Parque Nacional.

No entendemos la desproporcionada presión mediática que se genera desde el sector ganadero. Téngase en cuenta que según los datos del documento "Análisis Justificativo para la Revisión del Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León" los ataques de lobo afectaron, entre 2005 y 2012, únicamente a un 0,08% de reses de ganado menor y un 0,05% de ganado mayor, respecto al censo ganadero del año 2003 en Castilla y León. Siendo mínima la afección que tiene esta especie en la cabaña ganadera por lo que se debería tener en cuenta en la modificación del Plan, en el sentido de aclarar la realidad que está suponiendo el lobo en la viabilidad económica del sector ganadero.

En dicho escrito denunciamos que el proyecto de Decreto se basa en realizar la gestión de una especie como el Lobo Ibérico, clave en nuestros ecosistemas, desde una opción cinegética y delega esta cuestión a un grupo concreto de presión (lobby de cazadores). Desgraciadamente, el aprovechamiento cinegético prima sobre la conservación de poblaciones viables de esta especie y es por ello, por lo que más que de un "Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León parece estar hablándose de un Plan de Aprovechamiento Cinegético y Control del Lobo.

Nos preocupa especialmente cómo al sur del Duero desde la entrada en vigor del decreto 28/2008, del 3 de Abril, por el que se aprueba el plan de Conservación y Gestión del lobo en Castilla y León el número de manadas ha descendido de 26 en el año 2009 a 22 en 2012, no entendiendo cómo con estos datos la propia Junta de Castilla y León pretendía implementar métodos de aprovechamiento cinegéticos mediante modificaciones de la Directiva 92/43/CEE y la Ley Estatal 42/2007, en donde de manera absoluta se prohíben los mismos.