Contra la incineración de Niebla

Para la asociación ecologista la solicitud por la empresa presentada ante la Delegación de Medio Ambiente, en un nuevo intento de quemar residuos en la cementera es una temeridad, con serias implicaciones medioambientales y sanitarias, tanto para Niebla, como para las localidades de su entorno. Ecologistas en acción recuerda que han sido varios los intentos de convertir esta cementera en una incineradora y todos ellos han sido parados por el rechazo de la población, habiéndose comprometido ante notario la empresa, tras la última intentona, a no realizar dicha actividad. Para la asociación ecologista es obligatorio que los residuos que se pretenden quemar sean reciclados, conforme a la jerarquía de tratamiento de residuos que establecen las normativas europeas, españolas y autonómicas.

Alegaciones completas contra la cementera de Niebla

En la actualidad, la cementera de Niebla utiliza como combustible el coque de petróleo, un subproducto de bajo costo procedente del refino de este hidrocarburo, cuyo uso se traduce en emisiones contaminantes de Anhidrido sulfuroso(SO2), Monóxido de carbono(CO) y Óxidos de nitrógeno(NOx) fundamentalmente, además de infinidad de metales en forma de compuestos gaseosos, entre ellos el mercurio, el talio o el cadmio. La emisión a la atmósfera de cantidades importantes de partículas procedentes también de la trituración de la materia prima base, calizas y arcillas, terminan de conformar la casi la totalidad de la carga contaminante actual emitida a la atmósfera por parte de la cementera.

La incorporación de residuos propuesta en sustitución del combustible habitual, tales como neumáticos y plásticos agrícolas principalmente, significarían un incremento preocupante de las concentraciones de partículas ultrafinas, de tamaño inferior a 2,5 micras, y la aparición de otros contaminantes nuevos y extremadamente tóxicos; las dioxinas y furanos. La coincineración de estos residuos, de muy diversa naturaleza, y mezclas variables y desconocidas en gran parte de los casos, va a situar en el horno de combustión y posteriormente en las chimeneas de evacuación, toda una variedad de compuestos también de naturaleza indeterminada y de la que será imposible, por tanto, cuantificar sus consecuencias reales.

Las dioxinas y furanos constituyen una familia de más de 200 compuestos orgánicos diferentes conocidos y ante las que los actuales filtros de manga que utiliza la industria tienen efectividad casi nula. Son compuestos organoclorados que no se degradan en la naturaleza, considerados por la OMS potencialmente carcinógenos y alteradores de los complejos procesos hormonales en los seres vivos, y para los que no se han podido establecer umbrales mínimos de seguridad. La formación de estos compuestos queda garantizada por la presencia en el horno de incineración de hidrocarburos aromáticos procedente de la combustión del coque de petróleo, que tienen tendencia a crear mezclas con el cloro, contenido en el PVC de los neumáticos y plásticos, por ejemplo. La capacidad de dispersión, según los vientos dominantes en cada época del año, desplazará estas sustancias tanto hacia la cercana población de Niebla como hasta a otras del entorno, Bonares, Villarrasa o La Palma del Condado, según cita CSIC-UHU en informe de 2006, elaborado a petición del Ayuntamiento de Niebla.

Al ávido interés de la empresa por recortar gastos en combustibles se añade el que aportan las autoridades ambientales, que han visto en la incineración de residuos la mejor forma de eliminar, aunque sólo de la vista, el problema de la gestión sostenible de residuos que se están demostrando incapaces de afrontar. Y todo, a pesar de los incrementos descontrolados de la contaminación atmosférica, los riesgos para la salud de la población y la firme oposición ciudadana a estos proyectos.

En la jerarquía del tratamiento de residuos establecida en las normativas europeas, española y autonómicas, hay otras alternativas previas a la quema de residuos, como el reciclaje o la valorización material, y no limitada solo a las fracciones con mayor interés económico para un sector que ha quedado en manos de intereses privados. En base a este principio y contra el incremento de la contaminación ambiental, los peligros para la salud y el despilfarro de recursos que se plantean, desde Ecologistas en Acción estamos apoyando todos los actos promovidos por la plataforma ciudadana independiente creada contra este proyecto y vamos a estar presentes en la manifestación convocada para el próximo sábado, a las 17:00, en la localidad de Niebla.