La Guardia Civil impide la ocupación pacífica de La Almoraima

Paco Casero, en su duodécimo día de huelga de hambre, participa en el acto en defensa del carácter público de la finca La Almoraima.

Más de un centenar de personas se han concentrado, convocados por Ecologistas en Acción, en las puertas de La Almoraima en contra de su privatización. Al acto ha asistido Paco Casero, presidente de la Asociación Valor Ecológico, Ecovalia, que a sus 65 años cumple hoy doce días en huelga de hambre en reivindicación de un cambio de actitud de los gestores públicos ante el aumento de las desigualdades, por la dignificación del medio rural y en defensa de la agricultura y ganadería ecológicas.

Un amplio despliegue de la Guardia Civil ha impedido la entrada a la Casa Convento de La Almoraima, un hotel de propiedad pública y ubicado en el interior de la finca, con el peregrino argumento de que habían sido contratado en exclusividad, y se encontraba cerrado al público. Los manifestantes celebraron una asamblea en la puerta de la finca. Paco Casero, a pesar de que denota ya los efectos de los doce días de huelga de hambre, explicó, en un tono vibrante y emotivo, las razones de su huelga de hambre: el compromiso y apuesta decidida por el sector de la producción ecológica, especialmente de la ganadería extensiva imprescindible para la conservación y aprovechamiento racional de los montes; la denuncia del olvido de la producción ecológica en la PAC, el sector que, a pesar de la crisis, más ha crecido en Andalucía en la última década; el establecimiento de procesos que simplifiquen normativas y favorezcan la empresa familiar que permitan una economía real y sostenible en el medio rural.

Destacó el sin sentido de privatizar una finca de la extensión y del valor ecológico y productivo de La Almoraima, solo con la intención de hacer caja, destacando que “a este ritmo terminarán por proponer la venta de La Alhambra”. También incidió en que se está incumpliendo el Plan Forestal Andaluz, aprobado por unanimidad por el Parlamento de Andalucía, que contemplaba un aumento de la propiedad pública de los montes, lo contrario de lo que se pretende hacer con La Almoraima.

Casero aprovechó para —frente al Estrecho y a África— mostrar su solidaridad con los inmigrantes y denunciar la política represiva del Gobierno que ha llevado a la muerte de personas que solo buscan una vida mejor.

En representación de Ecologistas en Acción intervino Juan Clavero quien explicó la importancia de impedir la privatización de una finca que con sus 14.113 hectáreas —12.760 están incluidas en el Parque Natural Los Alcornocales— es la mayor finca de uno de los parques naturales más valiosos a nivel europeo, declarado, además, Reserva de la Biosfera por la UNESCO y Zona de Especial Conservación por la Directiva Hábitat de la UE. Clavero destacó las iniciativas que se están tomando para impedir esta privatización: la desestimación por parte del Ayuntamiento del plan urbanístico presentado por la dirección de la finca, la ampliación del parque natural que está tramitando la Junta de Andalucía, y la declaración de La Almoraima como monte de dominio público propuesto por Ecologistas en Acción y que fue apoyado en la última Junta Rectora del parque natural, lo que impediría legalmente su privatización.

Tras la asamblea los participantes se dirigieron al Castillo de Castellar donde desplegaron pancartas en defensa de La Almoraima como patrimonio público y en contra de su privatización.