La concejala de Medio Ambiente es una ignorante

Ecologistas en Acción denuncia públicamente que la sra, Marta Rodríguez, concejala de Medio Ambiente miente e intenta manipular a la opinión pública cuando asegura que no se pueden reponer las palmeras en Micaela Aramburu y en el Parque Calderón.

En primer lugar aseguró que había normas de la Unión Europea y de la Junta de Andalucía que prohibían plantar palmeras por la plaga del picudo rojo. Al demostrarse que esto es falso, invocó la existencia de informes técnicos que advertían que todas las palmeras eran susceptibles a esta plaga, y que no se podían replantar. En el Consejo Municipal de Medio Ambiente celebrado el pasado lunes, quedó en evidencia la falacia de estos argumentos, al no poder la sra. Rodríguez aportar ni un solo informe técnico que aconsejara no plantar palmeras de los géneros Washingtonia y de Chamaerops (éste último género se corresponde con los palmitos autóctonos). La opinión de los miembros del Consejo, con la excepción de ella y otra concejala del PP, fue que se estudiara la recuperación del palmeral de Micaela Aramburu y el Parque Calderón. Haciendo caso omiso a estas opiniones, convoca una rueda de prensa para dar a conocer la encuesta fraudulenta que ha montado en la web municipal, en la que sólo se ha permitido votar por las dos opciones que había planteado ella, sin posibilidad de votar por otras, como la recuperación de las palmeras o cualquier otra propuesta ciudadana.

Ginkgo biloba del parque del Vino Fino (a la izquierda imagen de 2004 y a la derecha, imagen del mismo ejemplar en 2014)

La sra. Concejala que quiere plantar Gingko biloba, ha presentado una recreación virtual de nuevo manipulada, pues aparecen todos los alcorques con árboles y además no aparecen las palmeras que aun quedan, cuando su intención es tapar y pavimentar la mitad. El ginkgo no es un árbol apropiado para climas muy calurosos, con el añadido de los fuertes y secos vientos de levante que sufrimos por estas tierras. De hecho hay cuatro ginkgos, que fueron plantados a finales de los años 90, en el Parque del Vino Fino, con escaso éxito. En más de una década casi no han crecido, teniendo un porte ridículo, por lo que no sabemos de dónde saca la señora concejala que aportarán sombra. Si prosperaran, sería aún peor, porque es un árbol que llega a tener un porte considerable, hasta 40 metros de altura, y un tronco que puede llegar a medir hasta 4 metros de circunferencia. Es un árbol que presenta frutos malolientes y además es de hoja caduca, por lo que el mantenimiento y limpieza de las calles sería más oneroso que en el caso de las palmeras.

Ejemplar de Gingko biloba de gran porte en el Parque del Oeste de Madrid

Ecologistas en Acción exige al alcalde que cese inmediatamente a la concejala de Medio Ambiente y que acuda personalmente, ya que dice creer y defender la participación ciudadana, al Consejo Municipal de Medio Ambiente del próximo día uno de abril, donde se planteará el plan de recuperación del arbolado en Micaela Aramburu y Parque Calderón. De allí tiene que salir la propuesta en base a conocimientos técnicos y científicos rigurosos y a criterios de recuperación del paisaje tradicional de nuestra ciudad, y no con los altos niveles de manipulación e ignorancia a los que nos tiene acostumbrados la sra. Rodríguez.




Visitantes conectados: 739