El Ayuntamiento de Sanlúcar: único responsable si ardiera el pinar de La Algaida

Hace un mes Ecologistas en Acción Sanlúcar denunció públicamente y ante los organismos competentes (la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente y el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sanlúcar) la existencia de dos vertederos ilegales: uno de ellos en un campo agrícola periférico de la Laguna de Tarelo (Parque Natural de Doñana -sector sur-) y el otro de mayor envergadura, a pocos metros de los pinares de Bonanza.

Pues bien, con fecha de 26 de julio se nos comunica mediante una carta por parte de la delegada provincial, Isabel Gómez, que tras recibir nuestra denuncia, el secretario general de este organismo oficial, Juan Gervilla, le remitió un escrito al alcalde de Sanlúcar, en el que se le requiere para que proceda a la retirada urgente de cualquier vertido de residuos en terrenos forestales y zonas de influencia forestal, con especial atención a las zonas de la Laguna de Tarelo, el Pinar de la Duquesa (o del Faro) y junto al Parque Natural de Doñana, en el camino de las salinas Nuestra Señora del Rocío.

En esta misma carta se le informa al alcalde (lo que de sobra debiera conocer él o al menos la concejala responsable de la Delegación de Medio Ambiente, Montserrat Caputto), que los residuos de actividades agrícolas, entre los que se incluyen expresamente los sustratos utilizados para cultivos forzados y los plásticos y demás materiales usados para la protección de tales cultivos contra la intemperie, tienen el carácter jurídico de residuos urbanos, de acuerdo con lo establecido en la Ley 7/1994 de 18 de mayo, de Protección Ambiental y Decreto 283/1995, de 21 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Residuos de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Corresponde a los respectivos ayuntamientos su gestión, vigilancia, control, el ejercicio de la potestad sancionadora y el establecimiento de las medidas cautelares necesarias. En este sentido, la legislación actual establece que las operaciones de gestión de dichos residuos deben llevarse a cabo sin poner en peligro la salud humana y sin utilizar procedimientos ni métodos que puedan perjudicar al medio ambiente y, en particular, sin crear riesgos para el agua, el aire o el suelo, ni para la fauna o flora y sobre todo, sin atentar contra los paisajes y lugares de especial interés.

También se le recuerda al alcalde que la eliminación de residuos mediante quema al aire libre constituye una actividad prohibida por el reciente Real Decreto-Ley 11/2005, de 22 de julio, por el que se aprueban medidas urgentes en materia de incendios forestales, al objeto de evitar en todo lo posible las nefastas consecuencias que pueden derivarse de un incendio forestal. De igual modo, la combinación entre las elevadas temperaturas y la extremada sequía provocan que los índices de peligrosidad de incendios forestales sean muy elevados, siendo necesario extremar la vigilancia y el control en el uso del fuego para cualquier actividad, al objeto de disminuir los riesgos de incendios, sobre todo en terrenos forestales y zonas de influencia forestal, incluyendo las previsiones establecidas en el artículo 29 del Decreto 247/2001, de 13 de noviembre, Reglamento de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales.

Por consiguiente, Ecologistas en Acción Sanlúcar responsabiliza directamente al Ayuntamiento de Sanlúcar por no actuar con medidas preventivas eliminando de forma imperiosa los dos vertederos ilegales, ya que éstos podrían ser el origen de uno más de los 285 incendios forestales que se han registrado en Andalucía en lo que va de año, de los que en más del 90 por ciento, la mano del hombre, intencionada o accidental, ha tenido que ver en su origen. También aprovechamos para recordarle a la señora delegada provincial, Isabel Gómez, que su Consejería puede actuar de oficio cuando se encuentra en un caso de dejadez de funciones como es este.

Para finalizar, nos dirigimos a la delegada municipal de Medio Ambiente para decirle que todavía estamos esperando su respuesta ante este asunto. Queremos saber si se considera incluida en el grupo de personas que producen, toleran y consienten los incendios.