Sentencias sobre el POM y el vertedero de Toledo, dos de cal y dos de arena

Con apenas unos días de diferencia le han sido comunicadas dos sentencias muy esperadas a Ecologistas en Acción de Toledo. La primera corresponde al recurso en el Tribunal Supremo contra el Plan de Ordenación Municipal de Toledo, la segunda al recurso ante el TSJ de Castilla-La Mancha contra la autorización ambiental integrada dada al llamado Ecoparque de Toledo o, lo que es lo mismo, contra el vertedero de Dehesa Aceituno.

Las sentencias, aunque no dejan satisfecha a la organización, vistas conjuntamente si tienen una serie de resultados positivos a valorar desde el punto de vista medioambiental.

En primer, el Tribunal Supremo, asimilando lo dicho en otras sentencias precedentes, ha refrendado a Ecologistas en Acción que el POM está anulado ya que se tramitó de forma incorrecta, por lo que se quedan sin efecto todas las actuaciones urbanísticas llevadas a cabo hasta la fecha en base a ese documento. El POM se debió a someter a información pública al incorporarse por parte del Ayuntamiento y la Consejería de Fomento un incremento sustancial del número de viviendas, pasando de las 37.000 viviendas iniciales a 66.377, duplicando lo inicialmente previsto. Ante la anulación del POM, el TS, sin embargo, omite entrar a otras cuestiones recurridas por Ecologistas en Acción, como la reclasificación del suelo rústico de especial protección, la inadecuada evaluación de impacto ambiental y las afecciones al entorno protegido como Patrimonio de la Humanidad.

El Supremo nos da una de cal y una de arena, se anula el POM y con él todos los desarrollos y reclasificaciones asociadas al mismo, pero no ve necesario entrar en cuestiones clave para Ecologistas en Acción. Esto puede llevar a que nuestros pésimos regentes en materia urbanística vuelvan a cometer las mismas irregularidades que cometieron en el POM anulado.

En cuanto al recurso contra la autorización del Ecoparque de Toledo, tras un largo proceso de cuatro años ha llegado la sentencia en primera instancia emitida por el TSJ de Castilla-La Mancha y ésta no puede ser más decepcionante. Se rechaza el recurso de Ecologistas en Acción y se hace en un escueto escrito de apenas 9 folios en el que apenas se atisba un análisis de fondo de la actuación y de las múltiples irregularidades que han rodeado el proceso de autorización del Ecoparque. Llama especialmente la atención que la sentencia valide resoluciones posteriores a la autorización del Ecoparque y que debían haberse considerado con carácter previo a la misma. Es el caso de la carencia de informe de la Confederación Hidrográfica del Tajo, que sorprendentemente se considera no necesario, o la aprobación independiente por parte de la Consejería de Agricultura del Centro de Tratamiento de Residuos.

No obstante, la sentencia no entra en las cuestiones urbanísticas, lo que permite a Ecologistas en Acción un pequeño triunfo asociado a la sentencia del POM de Toledo. Anulado éste, el Ecoparque queda en un limbo urbanístico ya que la reclasificación de los terrenos de Dehesa Aceituno queda igualmente anulada. De nuevo, una de cal y una de arena.

Tras estas dos sentencias Ecologistas en Acción mantiene su exigencia al Ayuntamiento de Toledo y a la Junta de Castilla-La Mancha para que den un giro de 180º al nuevo POM que ha empezado su andadura. Qué abandonen la política de grandes desarrollos urbanísticos que fomenta la especulación y la corrupción, y que haga un plan sostenible a la medida de las necesidades del municipio y de sus ciudadanos.

En cuanto al vertedero de Dehesa Aceituno, Ecologistas en Acción ha comenzado los trámites para presentar un recurso ante el Tribunal Supremo y una denuncia en la Unión Europea, ya que considera que han quedado más que acreditadas las irregularidades en el proceso de evaluación de impacto ambiental lo que supone una infracción de la Directiva comunitaria y de las Leyes estatales.

En cuanto a la actuación de los Tribunales en estas causas, queda una reflexión que hacer. La tardanza en resolver y la superficialidad con la que se dictan algunas sentencias que afectan a cuestiones ambientales preocupa a Ecologistas en Acción. No es de recibo que se tarde tanto tiempo en resolver sobre proyectos con un impacto tan grave sobre el medio ambiente. Y si además se hace sin entrar a fondo en las cuestiones que planteamos los recurrentes, se deja un vacío que no previene futuras irregularidades.




Visitantes conectados: 825