Piden a la Junta mayor dotación en la prevención de incendios forestales

Ecologistas en Acción ha solicitado al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León extremar las medidas preventivas y de vigilancia disuasoria para evitar que se produzcan incendios en el medio natural por conductas imprudentes o por motivos intencionados, así como utilizar mayores medios para la investigación de las causas y la detención de incendiarios. Esta petición ya ha sido realizada en anteriores ocasiones sin que se hayan tomado las medidas oportunas.

Más del 70% de los incendios forestales en España se producen en las comunidades del noroeste peninsular, a la vez que más del 60% de la superficie forestal y casi el 50% de la superficie arbolada afectada por el fuego se encuentran en dichas comunidades.

En Galicia se producen más de la mitad, el 53,6% de los incendios españoles, y le sigue Castilla y León (debido especialmente a los incendios de las provincias de León y Zamora).

El 40% de los incendios suceden fuera de la campaña estival. La proliferación de incendios es en parte consecuencia directa de la política de recortes en la prevención y la extinción de incendios que se ha venido aplicando desde hace unos años de forma reiterada por las administraciones.

En función de las condiciones meteorológicas existentes sería positivo adelantar la fecha considerada como Época de Peligro Alto de Incendios (según el art. 2 de la ORDEN FYM/510/2013, de 25 de junio). A pesar de que esta primavera se han alcanzado altas temperaturas que rondaban los 30 grados, en Castilla y León no se activan las alertas hasta el 1 de julio.

Recientemente el Colegio de Ingenieros de Montes ha denunciado retraso en la contratación de cuadrillas contra incendios en Castilla y León, cuando estas son un elemento esencial del dispositivo de lucha contra incendios forestales de la Comunidad, realizando también tareas de mantenimiento y limpieza de los montes.

Por otro lado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios CSI·F también ha denunciado la precaria situación del operativo de extinción de incendios en Castilla y León desde que la Consejería de Fomento «absorbió» al personal de Medio Ambiente. Destaca la tendencia a la baja en la duración de los contratos, habiendo pasado de trabajar once meses con un operativo formado por ocho combatientes, a trabajar tres meses (en verano) y con siete personas.

Esta confluencia de factores demuestra la dejadez y la despreocupación en cuanto al cuidado de nuestros montes por parte de la Junta de Castilla y León, que parece olvidar que la recurrencia de incendios es una de las principales causas de degradación del suelo y desertificación de terreno forestal en el Estado español.




Visitantes conectados: 528