La planta de Biodiesel contamina ilegalmente las aguas de riego de Calahorra

Ecologistas en Acción de La Rioja, puso la pasada semana en conocimiento de las autoridades medioambientales del Gobierno de la Rioja la grave e ilegal situación en la que la empresa Iniciativas Bioenergéticas SL, más conocida como “La Biodiesel” de Calahorra, está vertiendo sin ningún tipo de autorización e incumpliendo gravemente la Autorización Ambiental Integrada que en su día le otorgó el Gobierno de La Rioja, residuos químicos líquidos e industriales al sistema de acequias de regadío de la ciudad.

El vertido se produce utilizando una manguera negra de plástico, tendida desde la parte trasera de la factoría química, por cuya boca expulsa un volumen de aproximadamente 18.000 litros a la hora de aguas contaminadas con un fuerte olor a productos químicos.

Según ha podido conocer esta asociación, la manguera lleva años colocada y contaminando el agua que se utiliza para riego agrícola, del sistema de acequias de la Comunidad General de Regadíos, y que posteriormente desemboca en el cauce del Río Ebro.

Para Ecologistas en Acción esta situación supone la constatación evidente de que existe por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro y de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja una desidia total y absoluta, unida a una falta de vigilancia, control y seguimiento de este tipo de factorías químicas que pueden causar graves problemas ambientales y de contaminación.

También supone la constatación incontestable de que la empresa Iniciativas Bioenergéticas SL es una empresa que contamina de forma ilegal el medio ambiente, que no recicla adecuadamente sus residuos y que engaña de forma consciente a los ciudadanos al pretender anunciarse como una empresa preocupada por la sostenibilidad ambiental, cuando la realidad es la contraria.

Esperamos que la factoría sea sancionada con la máxima dureza y condenada a indemnizar por los daños causados al medioambiente.

Solicitamos al Gobierno de La Rioja que ponga en marcha un estudio de cómo estos vertidos han afectado a los suelos de las huertas calahorranas que riegan sus productos de dicho sistema de acequias, ya que podríamos estar ante un caso de envenenamiento de productos hortícolas que se dedican al consumo humano.