Primeras víctimas de Aguilucho cenizo en Andalucía

Ecologistas en Acción denuncia las primeras mortandades de Aguiluchos cenizos en Andalucía.

Como nuestra organización advertía días atrás, la paralización del Proyecto de Recuperación de la especie, debido a los recortes presupuestarios, no ha tardado en provocar la muerte de ejemplares en la región.

Las primeras víctimas de la falta de vigilancia y protección en las campiñas de cereal en Andalucía ya se tienen que lamentar en diversas provincias de la Comunidad Autónoma ante la pasividad y dejación de funciones de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía.

Dos ejemplos de lo que está sucediendo en la región en cuanto a mortandad de pollos de aguiluchos cenizos se pueden describir en provincias como las de Sevilla o Jaén. En la primera, las cosechadoras han segado la vida de un mínimo de ocho pollos en una colonia del término municipal de Olivares que lamentablemente les impedirá el regreso desde sus cuarteles de invierno en África la próxima primavera. La falta de recursos impidió que esta colonia fuera debidamente señalizada para que las máquinas pudiesen sortear los nidos, evitando la siega del trigo de pequeñas áreas a su alrededor. Las carencias presupuestarias vinculadas al Programa de Conservación son inexistentes de tal modo que las compensaciones económicas extras por esos rodales de cereal no cosechados no han llegado a los agricultores de la finca en cuestión.

Otro caso distinto se ha producido en una de las colonias más importantes de la provincia de Jaén y por las mismas carencias en recursos materiales y humanos. Este ejemplo es particularmente representativo de las preocupantes consecuencias que acarrea la falta de gestión: la pasada semana, agentes de medio ambiente se vieron obligados a retirar más de sesenta huevos de los nidos y con carácter previo a la recogida del cereal. Fueron llevados al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas de la provincia para ser incubados artificialmente pero la inexperiencia de sus nuevos gestores, una sociedad privada denominada SAOBI, ha desembocado en la muerte de los primeros pollos. Todas las recomendaciones expertas coinciden en que extraer huevos del medio natural sólo se debe hacer con carácter excepcional y siempre que no haya posibilidad de protegerlos en sus lugares de origen con medidas más apropiadas como el retraso de las cosechas hasta mediados de junio, la señalización y vigilancia, etc…

Desde la organización ecologista se advierte que el Programa de Conservación de esta especie catalogada como Vulnerable a la Extinción, es una obligación derivada del Decreto Andaluz de Especies Amenazadas que la Junta de Andalucía, con las dos consejerías responsables a la cabeza, está incumpliendo gravemente. Así mismo, la Dirección General del Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente, no sólo ha validado estos recortes presupuestarios, sino que tampoco ha previsto solicitar la colaboración ciudadana a través del voluntariado con distintas organizaciones conservacionistas. Esto podría haber salvado cientos de ejemplares en la presente campaña pero una año más la desidia y apatía administrativa se impone a las políticas serias en conservación de especies en riesgo de extinción.