La estafa de Aqualia en Las Galeras

Análisis de la Junta de Andalucía confirman que Las Galeras sigue sin depurar las aguas residuales. El “socio tecnológico” demuestra su incapacidad para hacer funcionar la depuradora.

Ecologistas en Acción ha tenido acceso a los datos analíticos de los efluentes de la depuradora municipal Las Galeras durante el año 2013 realizados por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, confirmando la incapacidad de Aqualia para hacer funcionar correctamente esta depuradora y el vertido de aguas contaminadas a la Bahía de Cádiz. Todo ello ocultado de forma sistemática por los directivos de APEMSA, que ahora lo son también de Aqualia.

Ecologistas en Acción ha aportado pruebas fehacientes de que Aqualia ha estado falsificando las analíticas para aparentar la realización de un trabajo no realizado por el que cobra 3 millones de euros al año, y de que APEMSA viene encubriendo estos incumplimientos del contrato de la empresa concesionaria (ahora copropietaria), de la depuradora. Estas pruebas documentales han sido remitidas por la Plataforma “Apemsa no se vende” a la Fiscalía de Cádiz.

Cuadro de analíticas

El Real Decreto 509/1996 de 15 de marzo que regula los vertidos de aguas depuradas estipula claramente los parámetros de calidad de aguas procedentes de plantas depuradoras:

- Demanda bioquímica de oxígeno (DBO5).................... 25 mg/l O2

- Demanda química de oxígeno (DQO).......................... 125 mg/l O2

- Total sólidos en suspensión ........................................ 35 mg/l

Estos parámetros nunca los ha cumplido Las Galeras en los 19 años que lleva funcionando.

Los vertidos de Las Galeras por el colector situado entre Las Murallas y La Calita supera con mucho los niveles de materia orgánica –el principal contaminante de las aguas residuales- máximos permitidos. En el estudio realizado por la CMA en 2013 resulta que la DBO supera los límites legales en 17 de las 21 analíticas realizadas, multiplicando por 7 los niveles máximos permitidos en algunos casos. La DQO superan los límites legales en 14 de las 21 analíticas, triplicando a veces el máximo legal. El límite legal de sólidos en suspensión se supera en 12 de las 21 analíticas. Estos datos, que suponen un claro empeoramiento en relación con los años anteriores, han sido de nuevo ocultados por los responsables de APEMSA, que ahora está en manos de Aqualia.

Número de analíticas que superan los máximos legales

Gráficos de las Galeras

Estos hechos ha motivado la apertura de varios expedientes sancionadores por parte de la Junta de Andalucía a la empresa Apemsa, cuyas sanciones pretenderán que paguemos todos los ciudadanos, cuando la ineficacia de esta depuradora es responsabilidad exclusiva de los directivos de APEMSA y Aqualia.

Ante esta gravísima situación al alcalde de El Puerto, Alfonso Candón, y al presidente de Apemsa, Damián Bornes no les queda más opción que proceder a incoar el expediente de resolución de la concesión de que disfruta Aqualia-FCC para gestionar la depuradora al haberse comprobado los incumplimientos de esta empresa privada con el contrato de concesión, lo que supone un fraude sin precedentes que estamos pagando todos los ciudadanos, y todo con el perfecto conocimiento de la directiva de Apemsa. Alfonso Candón y Damián Bornes deben aclarar si son ellos los que toman las decisiones en APEMSA en base al interés general de los ciudadanos, o es el nuevo director-gerente Manuel Ferraz Sumillera, a su vez director de Aqualia en Cádiz. También sería conveniente saber si el director-gerente va a exigir a Aqualia que cumpla con el contrato que tiene suscrito con APEMSA y que le obliga a garantizar la depuración de las aguas residuales con los parámetros legales, o abrirá, como estipula dicho contrato, sendos expedientes sancionadores a Aqualia, del que es directivo, por incumplimiento de contrato.

Como siempre, Ecologistas en Acción aporta la información veraz y contrastada en que se basa nuestra valoración del funcionamiento de esta depuradora, por ello adjuntamos los datos analíticos realizados por la Consejería de Medio Ambiente a lo largo de 2013 y gráficas de los niveles de DBO, DQO y sólidos en suspensión en referencia con los máximos legales permitidos.