Destrucción de hábitats en la Sierra de Esparteros

Las explosiones en la Sierra de Esparteros están destruyendo el hábitat del Águila Perdicera (Aquila fasciata) y del Buitre leonado (Gyps fulvus) por la empresa SIDEMOSA donde ejecuta un ridículo proyecto de restauración al tiempo que amplía la zona de explotación hasta afectar a una de las colonias de buitres leonados más importantes de la provincia y al hábitat del águila perdicera.

La Plataforma Sierra de Esparteros ha tenido acceso a unas fotografías de la cantera, en la que puede verse lo que la empresa explotadora, SIDEMOSA, considera la primera “zona restaurada”.

Estas fotografías evidencian que no estamos ante una restauración seria, sino ante el resultado de un proyecto poco creíble, dotado de un presupuesto claramente insuficiente para restaurar una cantera de estas dimensiones y que, en absoluto, puede considerarse una auténtica restauración.

Restaurar es una obligación de las empresas que hayan terminado la explotación de una cantera, sin embargo, a pesar de que la empresa ha incumplido durante muchos años este compromiso, la Junta de Andalucía ha vuelto a aprobar la reapertura de la cantera para que pueda financiar el proyecto de restauración al que le obliga la ley y en el que debería haber invertido parte de los beneficios obtenidos en sus 50 años de explotación.

Este proyecto de restauración, por tanto, no nace de la voluntad de la empresa para reparar el daño causado en este espacio natural, sino del convencimiento y la seguridad de que las autoridades competentes no velan por hacer cumplir las normas en la sierra de Esparteros.

Diversos colectivos sociales y ciudadanos llevamos meses denunciando que la empresa ha presentado un proyecto de restauración ridículo ante la Junta de Andalucía para obtener un nuevo permiso de explotación.

Esta restauración simulada, viene de la mano de una explotación muy real, con explosiones que están ocasionando un daño irreparable junto a la colonia de buitres leonados y en la zona de nidificación del águila perdicera, tal y como ha advertido la Sociedad Española de Ornitología (SEO) a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Las fuertes explosiones en la sierra de Esparteros se han escuchado incluso desde algunas zonas de Morón y El Coronil, y han levantado columnas de polvo visibles a muchos kilómetros de distancia.

Estos primeros trabajos en la cantera se están realizando sin que se haya concedido aún los correspondientes permisos municipales y vulnerando claramente el PGOU de la ciudad, que declara los terrenos como “suelo no urbanizable de especial protección”. Juan Manuel Rodríguez, alcalde de Morón, afirmó, en la última reunión mantenida con la Plataforma Ciudadana Salvemos Esparteros, que la empresa no necesita licencia municipal para comenzar con su actividad. Sin embargo, María Jesús Serrano, Consejera de Medio Ambiente, decía todo lo contrario en su comparecencia en el Parlamento Andaluz: “A partir de ahora, señorías, corresponde al Ayuntamiento de Morón, en el ejercicio de sus competencias en materia urbanística, tramitar las licencias municipales que correspondan en función de la naturaleza de la actuación.”

A este despropósito se ha sumado esta semana Ignacio Cala, Portavoz del equipo de gobierno municipal, que ha declarado en los medios de comunicación que “a día de hoy al Ayuntamiento no se le ha pedido ningún informe ni absolutamente nada por el tema de la sierra”, a pesar de que la consejera de Medio Ambiente, aseguró, en la ya citada comparecencia en el Parlamento de Andalucía, que “Durante el trámite de evaluación se recabó información al Ayuntamiento de Morón, en el ámbito de sus competencias, del impacto ambiental derivado de la ejecución del proyecto, o cualquier indicación que considerase beneficiosa para el medio ambiente y que pudiera aportar el Ayuntamiento de Morón.”