Acusan a las autoridades locales y regionales del incendio forestal de Cómpeta

Ante los hechos que están sucediendo en el momento de redactar la presente nota, un incendio grave en la Sierra de Cómpeta (perteneciente a la Sierra de Almijara), en unas condiciones “de libro” (altas temperaturas, alta sequía y fuertes vientos), GENA-Ecologistas en Acción quiere llamar la atención sobre varios hechos adicionales que han facilitado este desastre, cuya magnitud aún está por concluir porque el incendio no está todavía extinguido:

1.- Aunque las investigaciones oficiales tendrán la última palabra, por el momento todo parece indicar que el incendio se ha originado en una zona con una urbanización dispersa en los parajes de Los Tejarillos, Cruz del Monte y Las Colmenillas. Estas son urbanizaciones que las autoridades locales, y por omisión, la Junta de Andalucía, ha permitido construir fuera del casco urbano, como muchas otras urbanizaciones y viviendas aisladas por todo el término municipal, pero en esta ocasión en una zona de difícil acceso y con abundante vegetación forestal.

2.- La costumbre de los nuevos residentes de buscar lugares cada vez más altos para buscar los mejores emplazamientos para las vistas paisajísticas, junto la de rodearse de vegetación forestal (principalmente pinares) constituye una grave imprudencia en una zona en la que existe una alta probabilidad de incendio por diversas causas, a las que se une las originadas por las propias viviendas, fuente de posibles incendios, por fogatas o barbacoas. No es casual que muchos incendios se originen en fines de semana y en horas del almuerzo, como es en este caso.

3.- Ante esta situación, y sin desmerecer la compasión hacia las personas residentes del lugar, y en especial las que han tenido que soportar consecuencias irreparables de este incendio, debemos señalar que el hecho de que estos parajes estén ocupados por viviendas dispersas obliga a los servicios de extinción de incendios a concentrar todos los esfuerzos para evitar que las viviendas o enseres personales se pierdan por el incendio, obligándoles a descuidar el avance del fuego que, como está sucediendo en este caso, ahora se está cebando con parajes forestales del Parque Natural de Tejeda y Almijara.

4.- La mayoría de estas viviendas carecen de plan de autoprotección como correspondería, por la Ley de Incendios, y que tendría que haberse exigido en el trámite de concesión de licencia de construcción de estas vividas. Además, la costumbre de vallar y cerrar celosamente los caminos, dificultan a los servicios de extinción de incendios.

5.- La Junta de Andalucía, y en especial la Consejería de Medio Ambiente, titular de los espacios naturales protegidos, no debería consentir ninguna construcción a menos de 100 metros de la linde del parque natural y este espacio debería ser permanentemente mantenido como cortafuegos, a ser posible mediante pastoreo.

GENA-Ecologistas en Acción lamenta los hechos acaecidos y espera que el desastre no avance hacia el parque natural, pero al menos espera que estos hechos sirvan de lección acerca de cómo planificar el