Vuelven a pedir la prohibición de atracciones con ponis

El Taller Verde/Ecologistas en Acción de Marchena, ha presentado en el Registro del Ayuntamiento de Marchena, un escrito en el que solicita de nuevo la prohibición del carrusel de ponis en la feria. El Taller Verde ha expresado su malestar porque el Ayuntamiento no tomó las medidas necesarias el pasado año para evitar la instalación de esta atracción en la Feria de Marchena.

Ya el 9 agosto del pasado año, esta iniciativa particular, apoyada por El Taller Verde y ADAM (Asociación para la Defensa Animal de Marchena), fue igualmente solicitada al Ayuntamiento, sin que se tomaran las medidas necesarias para evitar la instalación del carrusel en la feria del pasado 2013.

Las múltiples condiciones degradantes de salud e higiene son expuestas por los miembros del Taller, que nos conciencian con todo detalle sobre los perjuicios que ocasiona la atración:

Los ponis en la feria están sometidos a un trato vejatorio y concretamente:

- Se les fuerza a dar unas 1.500 o 2.000 vueltas (3 vueltas/minuto) cada noche, sin descansar.

- Soportan una agresión acústica de al menos 130 decibelios (equivale a un avión despegando). Lo que les produce sordera y estrés.

- Sufren enfermedades vertebrales ya que las sillas de montar no son acordes a su tamaño, provocándoles dolor, desequilibrio y curvatura de la columna.

- Soportan focos intensos continuamente que les llega a causar daños e incluso ceguera parcial.

Además este tipo de atracción pone en riesgo la higiene y seguridad de la población:

1.- Las sillas de montar no son adecuadas para los niños y no incluyen ningún sistema de seguridad. Tenemos constancia de accidentes y caídas anteriormente; concretamente en el carrusel de ponis instalado en el Mercado Barroco, celebrado del 31 de enero al 2 de febrero de 2014 donde un niño sufrió un accidente cayendo de la atracción por falta de sujeción adecuada de la silla al animal.

2.- Los ponis hacen sus necesidades fisiológicas mientras dan vueltas continuas con niños subidos a sus lomos. El suelo de la atracción es de madera, por los que los restos de orines y heces quedan impregnados en el mismo, dado que no se efectúa limpieza de desinfección o desinsectación durante todas las horas que dura la atracción activa. Como consecuencia, cualquier niño o niña que tropiece y caiga al suelo, puede llevarse en sus manos bacterias como la Escherichia Coli, que provoca graves problemas intestinales.

No existen medidas de seguridad higiénico-sanitarias para la gestión de los residuos. No hay estercoleros impermeabilizados natural o artificialmente y durante la atracción los excrementos son recogidos y depositados en un bidón de plástico que está en el centro de la atracción, al alcance de los menores y sin disponer de sistema de limpieza ni alcantarillado, quedando además a pocos metros de casetas y kioskos donde se sirven, manipulan y venden productos alimentarios.

Los ponis de feria no tienen ningún tipo de control higiénico-sanitario por parte de las autoridades veterinarias competentes, no se supervisa su estado de salud, ni las condiciones de las instalaciones, alojamiento, bienestar animal, medios y prácticas de transporte, cargas, descargas y otras intervenciones, para verificar el cumplimiento de las condiciones exigibles a cualquier otra explotación equina.

Además, este tipo de atracciones ofrecen una visión de la realidad distorsionada y anti-educativa, en especial para los más pequeños. Los niños y niñas deben ser educados en el respeto de los seres vivos y la naturaleza, y este tipo de espectáculos no contribuye a esa sensibilización.

Esta nueva solicitud cuenta con el apoyo de Los Amigos de A.D.A.M. (Asociación de Defensa Animal de Marchena), la Asociación Protectora ARGOS-SEVILLA, ASANDA (Asociación Andaluza para la Defensa de los Animales) y la ONG Animanaturalis España.

Asimismo existe una petición online abierta a través de la plataforma de recogida de firmas change.org en la que se han recogido ya 6.863 firmas apoyando esta causa. [+]

Son ya muchos los municipios que han prohibido este tipo de atracciones: Jerez de la Frontera (Cádiz), Granada, Chiclana de la Frontera (Cádiz), Almería, Villanueva del Río y Minas (Sevilla), Tocina (Sevilla), Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Sevilla, Santander, Basauri, Pamplona, y Torrelavega, entre otros.

Por último, señalar, que existen otro tipo de atracciones alternativas con animales articulados mecánicos dónde se exime a los animales de este maltrato, como los que se instalaron en la reciente Feria de La Línea de La Concepción.




Visitantes conectados: 769