Nueva agresión al arbolado de la calle Campamento

El arbolado de la calle Campamento, en San Bernardo, vuelve a sufrir el embate de un Ayuntamiento empecinado en maltratar nuestro patrimonio natural. Porque, si no, no se entiende que esté podando estos árboles en pleno verano; una época nada recomendable para dicha labor, como exponen las especialistas en la materia y como Ecologistas en Acción y otras entidades ciudadanas tienen que estar señalándoles una y otra vez a nuestros munícipes.

Además de la poda generalizada, que en algunos ejemplares ha sido bastante
severa, en este nuevo asalto se han talado otros tres árboles, hasta el
momento... Recordemos que la arboleda de esta calle ya fue objeto de una
primera agresión, en diciembre pasado, con motivo de una remodelación
viaria que no contempló el mantenimiento de los 14 grandes olmos (Ulmus
pumila) allí existentes, que fueron todos talados, dejando sin sombra 150
metros de acerado por muchos años.

Dos de los árboles ahora talados, por lo que puede observarse en sus
tocones, parecían tener huecos en sus troncos. Si éstos tenían o no
entidad suficiente como para justificar el abatimiento, no lo sabemos. Lo
que sí sabemos es que estas talas no figuran en la web municipal que
relaciona los apeos de arbolado para los que se da licencia, como es obligado, por lo que cabe temer que las mismas no cuentan con el preceptivo permiso
individualizado para cada ejemplar.

Recordemos que las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación
Urbanística (PGOU) de Sevilla, en su artículo 9.3.10, establecen que “La
tala de árboles quedará sometida al requisito de previa licencia
urbanística, sin perjuicio de las autorizaciones administrativas que sea
necesario obtener de la autoridad competente en razón de la materia.” Si
se confirma que esta actuación se ha realizado sin autorización previa, el
Ayuntamiento estaría conculcando su propia normativa.

Y es por lo que Ecologistas en Acción presentará una denuncia formal al
Ayuntamiento, y solicitará acceso al expediente de la actuación sobre el
arbolado de esta calle.

En este punto conviene resaltar que también presentamos similares escritos
a cuenta de la anterior tala sufrida por esta calle, y que exigimos que se
hicieran públicos los supuestos informes técnicos que el Ayuntamiento dijo
que señalaban que dichos árboles estaban enfermos, todos, y tan gravemente que requerían, todos, su eliminación. Pero que seis meses después aún estamos esperando la debida respuesta municipal. Nos preguntamos si esta es la transparencia, la “luz y taquígrafos” y el respeto a la ciudadanía y al medio ambiente que tanto pregona nuestro alcalde...

En cuanto a la poda, la realizada en algunos de los árboles, por lo que
puede observarse, eran perfecta y preferiblemente prescindibles, al
haberlos dejado muy maltrechos y deformados o con inquietantes
desequilibrios estructurales... Y, en cualquier caso, entendemos que
muchas de ellas, si no todas, se podrían haber realizado el invierno
pasado, o el que viene, ahorrándoles a estos árboles unos perjuicios
innecesarios.

Porque las podas a destiempo, y/o mal realizadas, están entre las causas
que generan a los árboles infecciones, pudriciones, ataques de insectos
xilófagos y otros daños que favorecen las enfermedades, las oquedades, los
debilitamientos estructurales,... Es decir, el acortamiento de la vida del
arbolado, que éste de un peor servicio a la ciudad, que nos genere más
gasto público, que sean más probables los accidentes por caída de ramas o
ejemplares completos...

Y esta relación causa efecto no sólo la señalan los entendidos
independientes: los propios servicios municipales de Parques y Jardines,
como justificación de algunas de las talas que realizan, apuntan a las
podas inadecuadas efectuadas en el pasado para explicar el mal estado de
un ejemplar y la necesidad de su apeo.

¿Cómo es posible ni entendible, entonces, que esos mismos servicios
municipales sigan ejecutando o permitiendo podas fuera de la época
propicia para ello?.

Por desgracia, estas “podas a destiempo” no se están efectuando únicamente
en esta calle sino en otras muchas, según reconoce el propio Ayuntamiento
no sólo sin arrobo alguno sino incluso con orgullo de “gestor aplicado”.
De manera que tuvimos que ver, días atrás, cómo se publicitaba que el
arbolado del Distrito Nervión está sufriendo ahora una de estas agresivas
podas veraniegas. Y ya sabemos que no estamos hablando de retirar las
ramas concretas que estén generando algún perjuicio o supongan un peligro,
de manera que no pueda esperarse al próximo invierno para podarlas, sino
de esas podas que empiezan por un extremo de la calle y terminan por el
otro tocando todos y cada uno de los árboles. Pareciera que se aplica en esta
materia la famosa “política del poyaque”; es decir: “Poyaque” hemos venido
hasta aquí, y estamos escalera y motosierra en mano, procuremos no tener
que volver en una buena temporada...

Y por desgracia también, estas dañinas e incomprensibles prácticas y
actuaciones no se abandonaron cuando accedió a la alcaldía el Sr. Zoido,
no obstante haberlas criticado reiteradas veces y haber prometido su
erradicación cuando aún estaba en la oposición.

No queremos terminar sin señalar que la calle Campamento, aún
encontrándonos ya en época vacacional, sigue “luciendo” doble fila en el
tramo sobre el que el Ayuntamiento actuó hace unos meses, precisamente con
la justificación de acabar con el caótico aparcadero y la doble fila que
allí se daban; abatiendo de paso toda la arboleda, pues, “casualmente”,
estaba toda para cortarla según dijeron. Y obsérvese también que la doble
fila se sigue dando incluso habiendo justo en la acera de enfrente un
solar de gran tamaño que se viene usando como aparcamiento.

NOTA: os enviamos enlace a una selección de fotos de esta nueva actuación
sobre el arbolado de la calle Campamento: http://we.tl/9YAj4VlY0c