Siguen muriendo aves electrocutadas por los tendidos

Los tendidos eléctricos son una de las principales causas de mortalidad no natural de la avifauna. En Baena se han vuelto a localizar dos aves rapaces electrocutadas, un Búho real y un Ratonero común.

Ecologistas en Acción ha encontrado nuevos cadáveres de aves que murieron por electrocución en líneas eléctricas. Un Búho real (Bubo bubo) fue hallado muerto junto a un apoyo eléctrico en el paraje del Zambudio, El aviso de los vecinos fue clave para detectar el cuerpo. Por otra parte en la finca de las Alberquiyas un Ratonero común Buteo buteo) también ha muerto por electrocución en antiguo poste eléctrico que distribuye la energía en la zona.

Los datos de los últimos años de muerte por electrocución o colisión en líneas eléctricas de alta y media tensión en Baena son cada vez mayores, debido a la continua electrificación del medio rural sin que se tomen las medidas necesarias para evitar estas muertes como pueden ser aisladores o disuadores de posada, o una distancia mínima de seguridad entre los diferentes armados. Las bajas por electrocución o colisión de aves de las que se tienen noticias son; cinco búhos reales, dos águilas culebreras, dos cernícalos vulgares, dos cuervos, dos ratoneros y dos cigüeñas blancas. Esto solo podría ser la “punta del iceberg” de una lista mucho mas larga, pues la mayoría de las aves que mueren pasan desapercibidas y los cadáveres acaban desapareciendo en el campo. La vega del río Guadajoz, es la zona más conflictiva y donde mas aves mueren por estas causas, debido a su continua electrificación sin que se tomen medidas y por las condiciones naturales que presenta como lugar de paso migratorio y de reproducción a numerosas especies.

Ecologistas en Acción ha vuelto a exigir a la Delegación de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que se tomen medidas para evitar este continuo goteo de rapaces muertas.

En nuestra Comunidad, el Decreto 178/2006, de 10 de octubre, por el que se establecen normas de protección de avifauna para las instalaciones eléctricas de alta tensión, no recoge obligación alguna, de corregir y mejorar las que ya existen, salvo en determinados espacios como ZEPAS, ZEC y entornos de humedales incluidos en el Inventario Andaluz. Esto hace que antiguos postes eléctricos continúen siendo una trampa mortal y cientos de aves acaben sus días atrapadas y electrocutadas.