Historia jurídica de la Cúpula de la Energía

La Cúpula de la Energía es un edificio diseñado por el estudio de arquitectos Tuñón y Mansilla, con un coste inicialmente previsto de 36 millones de euros. Su construcción se inicio en el año 2012, sin que tuviera un uso o función conocido ni programado. La Cúpula se ubica en el Soto de Garray en un suelo no urbanizable especialmente protegido que fue recalificado y regulado por la Ley 6/2007 de la CMA.

A finales del mes de abril de 2013 las obras fueron paralizadas por decisión de la Junta de CyL. (con la excusa de “priorizar la zona de polígono industrial”) días después el Tribunal Superior de Justicia de CyL. (Sentencia 162/2013 de la Sala Contencioso Administrativa del TSJ. Burgos) anuló la Licencia de obras de este edificio por no estar conforme a Derecho (Por superar una serie de volúmenes de edificación que venían limitados en la Ley 6/2007 de la Ciudad del Medioambiente).

Discurso que quedó invalidado al publicarse la Sentencia del Tribunal Constitucional (Sentencia 203/2013 de 5/12/2013) por la cual se declaraba inconstitucional la Ciudad del Medioambiente, dejando sin soporte legal todo lo construido, incluido la Cúpula de la Energía. Volviendo los terrenos a la situación jurídica de suelo no urbanizable especialmente protegido.

Ante esta situación Asden-Ecologistas en Acción pidió en enero de 2014 la demolición de todas las obras incluidas en la CMA (incluida la Cúpula) al Ayuntamiento de Garray, que era la administración competente.

La respuesta de la Junta de CyL ha sido iniciar en Junio de 2014 un procedimiento administrativo para aprobar un nuevo proyecto urbanístico-industrial denominado Parque Empresarial del Medioambiente (PEMA) mediante un Decreto. Paralelamente, y utilizando como intermediarios a la empresa pública SOMACYL y al Ayuntamiento de Garray, la Junta de CyL sorprende con una petición a los tribunales para que les autoricen realizar obras de aseguramiento y terminación del edificio de la Cúpula.

Hay que tener en cuenta que la propia administración municipal que tiene la obligación de demoler una edificación ilegal, pide excepcionalmente que se autorice la finalización de la Cúpula de la Energía con fraudulentos argumentos. Y lo pide a un Tribunal, que no puede dar esa autorización porque no es su competencia, con la esperanza que por error o descuido conceda una “autorización judicial” que no genere responsabilidades jurídicas. De ser así, se creará una grave anomalía que creará confusión social y jurídica, y permitirá dilatar en el tiempo lo irremediable: el derribo de las Cúpula de la Energía. Nos guste o no, en un Estado de Derecho la Ley es igual para todos; los entes públicos deberían ser escrupulosos en su cumplimiento en vez violentarlo con subterfugios jurídicos.

Asden-Ecologistas en Acción se ha presentado en el procedimiento judicial, volviendo una vez más a defender los principios básicos del Derecho, que esperamos prevalezcan sobre los intereses de la Junta de CyL, que para nada son los intereses generales.