La declaración de Impacto ambiental de la M-501 es un formalismo para evitar el desmantelamiento

Seis años después del desdoblamiento de la M-501 y casi tres años después de que el Tribunal Supremo declarara nulo el proyecto, la Consejería de Medio Ambiente publica la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la carretera que tendría que haberse realizado antes del inicio de las obras. La declaración sólo esté pensada para eludir la ejecución material de la sentencia. Ecologistas recurrirá al Supremo si el se desestima la solicitud de ejecución material en base a esta DIA.

En el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid del martes 26 de agosto, se publica el anuncio por el cual la Dirección General de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid emite la DIA al proyecto de desdoblamiento de la carretera M-501, entre Quijorna y Navas del Rey, en total dieciocho kilómetros. La DIA informa favorablemente sobre la alternativa ejecutada. Se trata, a juicio de Ecologistas en Acción, de un puro trámite. De esta forma, la Consejería de Transportes pretende cumplimentar el procedimiento omitido en 2005, cuando el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid autorizó el desdoblamiento, saltándose la preceptiva evaluación ambiental previa.

Esta fue una de las razones por las que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), en febrero de 2008, declaró nulos los acuerdos por los que se aprobó el desdoblamiento, instando a restaurar los terrenos afectados a su estado original. Esta sentencia fue ratificada en febrero de 2011 por el Tribunal Supremo, adquiriendo firmeza. A partir de ese momento la administración debería haber ejecutado la sentencia en el plazo voluntario de dos meses, sin embargo no se hizo.

Ante esta pasividad, Ecologistas en Acción solicitó la ejecución forzosa al TSJM, que la requirió mediante auto de 15 de julio de 2011. El auto concedía un plazo de quince días, a la Comunidad de Madrid, para informar sobre las medidas adoptadas. Pero esos quince días se han convertido en algo más de tres años. En estos momentos el contexto insólito. El TSJM, ha aplazado su pronunciamiento sobre la ejecución material de la sentencia (demolición y restauración) y sobre las alegaciones e informes técnicos presentados por Ecologistas en Acción, hasta que la Comunidad de Madrid no cumpla con los trámites administrativos omitidos. Es decir hasta que no someta el proyecto al procedimiento de evaluación ambiental y se realice la comunicación previa a la Comisión Europea.

Pero estos trámites, por ley, deben ser anteriores a la construcción de la obra. Actualmente, el estudio de impacto ambiental carece de objeto porque su función es determinar las repercusiones antes de ejecutar una obra. En este caso la obra está ejecutada. Igual sucede con la comunicación previa a la Comisión Europea, donde el Tribunal de Justicia Europeo ha declarado que el Reino de España ha incumplido el derecho comunitario. Por tanto, la Comunidad de Madrid, está siguiendo los pasos dictados por el TSJM.

Una vez emitida la DIA favorable, se dará traslado de ella al TSJM, que deberá pronunciarse, ahora sí, sobre la ejecución material de la sentencia. En caso de que se pronuncie desestimando la solicitud sobre el desmantelamiento del tramo de carretera desdoblado ilegalmente, Ecologistas en Acción, con toda seguridad, recurrirá ante el Tribunal Supremo. Se agotarán todas las vías para exigir justicia, recurriendo, si fuera necesario, a instancias europeas nuevamente.

Para Ecologistas en Acción, se trata de un caso paradigmático de injusticia ambiental al que no se le puede dar carpetazo con un procedimiento de evaluación ambiental forzado y diseñado a medida para eludir ejecuciones de sentencia.




Visitantes conectados: 491