Nuevo arboricidio en la calle Almirante Lobo

El Ayuntamiento de Sevilla ya está talando 20 árboles en esta céntrica calle. La “justificación”: que todos tienen lesiones graves; pero eso es falso. La “coincidencia”: que Urbanismo va a reurbanizar esta vía; pero no ha contemplado el mantenimiento de los árboles existentes. Ecologistas en Acción lamenta que la gestión municipal del arbolado aún está lejos de ser la que se merecen este patrimonio, la ciudad y sus habitantes.

Las motosierras se han puesto a funcionar no más colgarse en la web municipal el permiso de tala para estos árboles, todos plátanos (Platanus x hybrida).

Este nuevo arboricidio se enmarca en el proyecto de reurbanización de dicha calle.

Se da la circunstancia de que Ecologistas en Acción pidió consultar el expediente de esta actuación a principios de febrero pasado, para comprobar que cumple la normativa, pero el Ayuntamiento no lo ha permitido, impidiendo así el acceso a información de relevancia ambiental al que la ciudadanía tiene derecho por ley. Y ahora nos encontramos directamente con el permiso de tala de estos árboles, y con la propia tala ya en marcha.

Y también nos encontramos con que este permiso de tala contiene serios defectos, como vamos a ver, haciéndonos dudar seriamente del rigor con que se ha elaborado; y, también, del rigor con que se elaboran todas las demás...

Pero antes, recordemos que la razón que dio el Ayuntamiento para eliminar esta arboleda fue que la Torre del Oro se ve poco desde la Puerta de Jerez. Pero hemos comprobado que esa visión se facilitaría sensiblemente sólo con actuar sobre dos o tres ramas concretas. Y que también ayudaría mucho actuar en relación con los toldos y el quiosco que hay en el encuentro de esta calle con la Puerta de Jerez; y, también, sobre el aparcamiento de grandes vehículos que allí se da (de reparto y autobuses), y que, no obstante, según el proyecto de reurbanización se va a seguir permitiendo. Y recordemos también que, según la normativa del propio Ayuntamiento, sólo se podrán apear los árboles que representen un peligro para la seguridad.

En cuanto al contenido del permiso de tala elaborado para estos árboles, diversos aspectos llaman la atención. Así:

- Si bien esta vez cada árbol cuenta con su obligada ficha individualizada (no como en otras talas masivas: Sevilla Este, calle Campamento, avenidas Alfredo Kraus y Flota de Indias,...), se observa que el contenido de las mismas es idéntico para todos los árboles, cuando éstos presentan casuísticas variadas.

- En todas ellas se habla de lesiones graves en forma de "oquedades y pudriciones en ramas principales", pero eso no se corresponde con la realidad, como hemos podido comprobar. Porque de los 27 árboles (más dos palmeras) de esta calle incluidos en el ámbito de la reurbanización, sólo nueve muestran evidencias externas de ese tipo de lesiones. Muchos de los árboles más viejos (siete de 11) sí que se ven más o menos dañados y dos de los jóvenes también (aunque no sabemos si tanto como para justificar su tala), pero han metido en el mismo “saco de tala” árboles que no manifiestan ningún daño, ni se les puede presumir, dada su juventud y lozanía: hay seis que no superan ni los 25 cm. de diámetro. De manera que son varias las fichas que "cantan", incluso aunque no se vaya al sitio a inspeccionar los árboles y aunque la única foto que cada ficha incluye del árbol en cuestión no sea nada informativa a este respecto, dado que salta a la vista que el arbolito retratado no puede tener "oquedades y pudriciones en ramas principales": ¡pero si no tiene ramas principales, y su tronco apenas tiene entre 10 y 20 cm. de diametro!... (Véanse, por ejemplo, las fichas de las páginas 26, 41, 44 y 47, correspondientes a ejemplares con muy pocos años y envergadura y sin signo alguno de ese tipo de lesiones.)

- El plano base usado para localizar cada ejemplar es muy deficiente: al no distinguirse el entorno, se dificulta bastante identificar cada árbol; a lo que se une, además, que la arboleda en él representada no es la ahora existente. (Esa parece ser la razón de que, en realidad, no son 21 los árboles para los que se da licencia de tala sino 20, ya que una de las fichas, la 6ª, no se corresponde con ninguno de los ejemplares alli existentes.)

- En cuatro de las fichas no se corresponden la foto del árbol con el plano de su localización en la calle (fichas 8ª, 9ª, 18ª y 19ª).

- En todas las fichas se apunta que el ejemplar en cuestión está “afectado por podas secuenciales severas que han producido reiterados con una estabilidad deficiente agravada por las oquedades que disminuyen su estabilidad” [sic]. Y eso, por un lado, resulta evidente que es falso en la mitad de los árboles sentenciados: 10. Y, por otro, resulta incomprensible que dicha incidencia negativa de las podas se reconozca desde Parques y Jardines en estas (y otras) fichas de tala cuando dicho departamento se afana en seguir podando en exceso, mal y a destiempo (sin ir más lejos, este mismo verano, en gran cantidad y con profusa publicidad). Desde Ecologistas en Acción, y otras entidades y especialistas, llevamos años denunciando que esas malas prácticas suponen perjuicios innecesarios al arbolado, talas antes de tiempo, posibilidad de accidentes,... ¡Pero ahí siguen, impertérritos, como si la cosa no fuera con ellos!

- De casi la mitad de los árboles (nueve) ahora sentenciados a tala, los más jóvenes y sanos, el proyecto de reurbanización decía que se iban a trasplantar, basándose en un informe del propio Parques y Jardines... (Pueden identificarse en el plano 3 del proyecto de reurbanización; pág. 282 del pdf). Así, de los ocho ejemplares existentes en la acera norte, seis se trasplantarían, mientras que las fichas de tala ahora determinan que 5 de esos seis serán cortados; y de los 19 de la acera sur, ocho se replantarían a otro lugar, pero la mitad de éstos aparecen ahora sentenciados: cuatro. ¿Cómo es que ahora ya no se puede trasplantar ninguno de éstos? Por otra parte, trasplantar en las épocas calurosas aumenta mucho las posibilidades de que los ejemplares no resistan el trance y mueran.

- Y, por último, en cada ficha se termina reconociendo que "el motivo principal de su apeo es que en Proyecto redactado por la Gerencia de Urbanismo y aprobado, se prevé la sustitución del arbolado completo de la calle"... ¡Ya más claro, agua!...

El propio Parques y Jardines, así, viene a reconocer lo que ya se intuía y era de temer cuando se difundieron algunos detalles de esta reurbanización: que, como ya hemos visto en otras actuaciones de reurbanización, el arboricidio se debería, fundamentalmente, a que el proyectista de turno en Urbanismo (en este caso, la conocida Sra. Guerra Librero) diseña la nueva remodelación de una calle sin contemplar el mantenimiento e integración del arbolado allí existente, y que por su estado pudiera seguir prestando un buen servicio muchos años más, y se le encarga a Parques y Jardines que haga un “informe” que permita formalmente la eliminación del mismo.

¿Hasta cuándo?

Al Ayuntamiento de Sevilla poco parece importar los beneficios de los árboles que son muchos y especialmente en los árboles viejos que, por su tamaño, estos beneficios se ven incrementados. Así, los árboles son capaces de filtrar el polvo del aire reduciendo las partículas en suspensión, uno de los contaminantes que más enfermedades provoca en las ciudades; son capaces de generar grandes superficies de sombra que junto con su capacidad de generar humedad ambiente pueden reducir la temperatura hasta en cinco grados; y además, pueden absorber grandes cantidades de CO2, algo importante en la lucha contra el cambio climático.

Nos preguntamos ¿qué piensa este Ayuntamiento que presume de hacer política respetuosa con el medio ambiente y un desarrollo sostenible? Paradójicamente, no parecen tener en cuenta estas propiedades que generan un gran beneficio en nuestras ciudades a muy bajo coste y autorizan continuamente talas y más talas, y podas y más podas en verano, que es cuando más daño se le hace al arbolado.

Ecologistas en Acción viene denunciando de forma reiterada la gestión que el Ayuntamiento hace del patrimonio arbóreo de la ciudad de Sevilla que es claramente negligente ya que se ejecutan talas masivas nada o insuficientemente justificadas, que están mermando dicho patrimonio, así como podas prescindibles, realizadas de forma deficiente y/o de manera extensiva y en pleno verano en calles y barrios completos.

En este sentido, Ecologistas en Acción ha elevado una queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, por la falta de respuesta del Ayuntamiento de Sevilla a las solicitudes de información que le ha dirigido la organización en relación con algunas de las talas masivas de arbolado ejecutadas o anunciadas en Sevilla en los últimos meses, vulnerando el derecho a la información medioambiental.

Aunque, visto lo visto en el caso de este arboricidio, ya estamos empezando a comprender el porqué de que no quieran enseñarnos los expedientes, con esos “informes técnicos” que supuestamente dan pie a estas talas masivas.
Ecologistas en Acción está estudiando realizar acciones legales contra el Alcalde y el Ayuntamiento, por la falta información pública y el desinterés mostrado en cumplir sus ordenanzas y acuerdos.

Asimismo Ecologistas en Acción seguirá denunciando todas las podas y talas irregulares, indiscriminadas y sin sentido que perjudican a todos/as los ciudadanos/as y su calidad de vida, y exige al Alcalde y al Ayuntamiento que actué y cumpla y haga cumplir sus propias ordenanzas.