Quirós: Dimisión. Le pagamos para que defienda los pinares, no para que los tale

Nos lo temíamos, la tala de la última arboleda del Ancla se ha realizado con la autorización del sr. Concejal de Desarrollo (In)sostenible. La historia se repite. En la pasada legislatura vimos como una tras otras los pinares de la costa oeste caían bajo las máquinas excavadoras y las motosierras, siempre con la autorización del entonces IMUCONA, siempre con la excusa de que eran terrenos urbanizables.

Estos terrenos no los declaró urbanizable una deidad egipcia, sino los mismos políticos y partidos que ahora nos gobiernan. El PSOE elaboró y votó a favor de el PGMO del año 1992, y ha votado a favor uno tras otros de los Planes Parciales que condenaban a muerte a estos bellos pinares y retamares. Hernán también voto a favor de este PGMO, y ha apoyado todo su lamentable desarrollo. Quirós disolvió el IMUCONA, mejor dicho, le cambió el nombre para enmascarar que todo seguía igual; sigue el mismo gerente, ahora como jefe de servicio con menos títulos que un conejo de monte, y sigue la misma práctica de autorizar la tala de pinares y la destrucción de retamares con la excusa de que “son urbanizables”.

Quirós no ha movido un dedo para salvar estos pinares, muy al contrario, firmó su sentencia de muerte. Estos pinares eran perfectamente salvables, se podrían haber permutado o expropiados, que recursos tiene el Ayuntamiento, o firmado un convenio urbanístico con Urbis para que cediera esta zona como parque público a cambio de edificabilidad en otros de las muchos terrenos de su propiedad. Quirós ha aprobado cuantos convenios le ha puesto por delante el concejal de Urbanismo, la mayoría para construir en otros pinares y retamares, y no ha tenido el valor político de proponer un convenio para salvar estos pinares. Es evidente que carece de la más mínima sensibilidad medioambiental, y no debe ostentar tan importante responsabilidad. A Quirós le pagamos entre todos los portuenses 48.000 € al año para que defienda el medio ambiente, si lo único que sabe hacer es votar a favor de que se urbanicen nuestros últimos terrenos forestales y autorizar las talas que le piden los especuladores urbanísticos, pues ¡que se vaya a su casa!

¡No debemos consentir más destrucción de nuestro medio ambiente!

¡Quirós dimisión!