El anteproyecto de Ley de Caza privilegia la caza intensiva

La aprobación del anteproyecto de Ley de Caza de Castilla-La Mancha por parte del Gobierno Regional ha sido una sorpresa más que desagradable para los colectivos que forman parte de la Plataforma contra la Ley de Caza [1]. No obstante, la Plataforma se reafirma en su intención de parar o, al menos, modificar sustancialmente un texto que tendría un muy negativo impacto sobre el medio natural, el bienestar animal y el uso público de los montes.

El martes pasado, a preguntas de los representantes ecologistas en el Consejo Asesor de Medio Ambiente, el Director General de Montes y Espacios Naturales, Javier Gómez Elvira, en presencia de la Consejera de Agricultura, Dª María Luisa Soriano, dijo que mantenía su compromiso de que el texto de la Ley pasaría por el Consejo Regional de Caza para analizar las modificaciones tras el periodo de alegaciones y dar pie al informe sobre el nuevo borrador. Nada dijo de que el texto fuera a ir prontamente al Consejo de Gobierno, entre otras cosas porque mencionó que faltaba el informe del Consejo Consultivo.

Así, el Director General, con la complacencia de la Consejera presente en la reunión, ocultó al CAMA el verdadero estado de la tramitación del texto del anteproyecto, hurtando al Consejo de Caza de la oportunidad de valorar el nuevo texto.

Nos encontramos ante un comportamiento evidentemente deshonesto por parte de este Gobierno al que ya el TSJ le acusó de actuar de forma clandestina con ocasión de la sentencia que anuló el decreto de descatalogación de refugios de fauna. Se acaban ya las palabras y los adjetivos para definir la lamentable forma de actuar de este Gobierno y, en especial, de esta Consejería de Agricultura y de su Director General.

Ante el anteproyecto aprobado, la Plataforma contra la Ley de Caza manifiesta su más firme rechazo al texto ya que sólo promueve y da facilidades a la caza intensiva y a las formas más impactantes y crueles de gestionar la caza, previendo para ello subvenciones y ayudas. El Congreso Nacional de Turismo Cinegético que abre ahora sus puertas en Ciudad Real es un fiel ejemplo de ello.

Tras las respuestas que se están recibiendo a las alegaciones se observa que el texto no sólo apenas se ha modificado sobre el original, sino que además la Consejería trata con desprecio a los alegantes al no contestar la mayor parte de sus sugerencias.

De este modo el anteproyecto mantiene las multas a quien en el medio natural espante o moleste la caza, la autorización para usar trampas o cerrar caminos, el cambio a un modelo de caza intensiva y comercial con cotos más pequeños y más vallados, la posibilidad de matar perros y gatos o las prácticas que resultan peligrosas, masivas o no selectivas que atentan contra la seguridad de las personas o contra todo tipo de especies protegidas.

La Plataforma no va a cejar en su empeño de intentar parar esta Ley y está impulsando ahora su campaña de recogida de firmas para hacerle llevar con voz fuerte a la Presidenta de Castilla- La Mancha y a los responsables de los grupos parlamentarios su justificada oposición a la misma.