IU debe rectificar su apoyo al urbanismo ilegal

Ecologistas en Acción asiste con estupor a la carrera entre los partidos políticos parlamentarios a ver quién apoya más a las viviendas y urbanizaciones ilegales. Ahora es IU, el único partido que se posicionó en el reciente debate del estado de la Comunidad en contra de modificar la LOUA para legalizar las urbanizaciones ilegales, el que se ha terminado apuntando al carro del urbanismo ilegal, que no olvidemos es fruto de la especulación y de la corrupción urbanística.

Además de las cerca de 300.000 viviendas que se posibilitan legalizar con el decretazo de 2012, ahora se abren las puertas de la legalización a otras 25.000 que se quedaron sin poder legalizar ya que no eran viviendas aisladas, sino auténticas urbanizaciones en suelo no urbanizable. Todo un escándalo de consecuencias impredecibles, tanto por lo que supone de amnistía para no aplicar las leyes, como por el efecto llamada que generará. El mensaje es claro, lo que se construye ilegalmente se termina por legalizar, y a un coste menor que si se construye legalmente.

La condición que ha exigido IU es ridícula, y perfectamente asumible por el PSOE, por el PP y por los constructores y propietarios de viviendas ilegales: que sean de uso residencial. Ni siquiera que sean de primera residencia; es decir, que el tan manido argumento de que hay que dar una salida a las familias que viven en unas condiciones de precariedad legal, es también falso. Muchas son de segunda residencia y ahora también se legalizarán.

Si se tiene en cuenta que el fenómeno del urbanismo ilegal ha campeado a sus anchas por Andalucía en las dos últimas décadas sin distinción de color político de los ayuntamientos, se entiende que IU también quiera tapar sus vergüenzas de los ayuntamientos que gobierna, en muchos de los cuales hay miles de viviendas ilegales.

Ecologistas en Acción lamenta que los que dicen defender el cumplimiento de la legalidad, sean los adalides de su incumplimiento; que los que hablan de transparencia y participación hayan dado este golpe en negociaciones secretas a espalda de los ciudadanos y de los órganos consultivos de la propia Junta de Andalucía; que los que dicen defender otro modelo distinto al del ladrillo, se dediquen ahora a intentar amparar toda la especulación y la corrupción urbanística que se ha desarrollado durante la burbuja inmobiliaria.

Esta modificación de la LOUA no estaba en el programa de IU ni en el acuerdo de gobierno que firmaron con el PSOE. Muy al contrario, IU manifestó que lucharía contra la especulación y la corrupción urbanística. Ahora aprueba lo que dijo que combatiría, mientras que acuerdos incluidos en el programa de gobierno se incumplen manifiestamente.

En el “Acuerdo por Andalucía” firmado por PSOE e IU se incluían los siguientes compromisos:

- Nuestro modelo de desarrollo ha de distinguirse por incorporar plenamente la consideración de la calidad del territorio y el medio ambiente en las políticas y actividades económicas. Por ello, planteamos el principio de no regresión en los derechos y en las políticas de ordenación del territorio y de medio ambiente.

- Impulsaremos un modelo de ordenación del territorio ecológicamente sostenible, socialmente justo y territorialmente equilibrado.

- Impulsaremos el desarrollo reglamentario de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía de forma prioritaria para hacer frente a la especulación, potenciar la intervención pública en suelo y vivienda.

- Promoveremos la participación de manera efectiva y real en la elaboración, modificación y revisión de todos los instrumentos de Planificación y ordenación del territorio, de todos los ciudadanos y ciudadanas y sus asociaciones para las decisiones a adoptar en cada Plan, incluyendo la información relativa a la participación pública.

- Defenderemos un modelo de ciudad compacta basado en la diversidad social y de usos que favorezca la calidad de vida y la compatibilidad de actividades productivas y residenciales, con unas adecuadas dotaciones de servicios públicos que apuesten por un modelo de movilidad sostenible sustentado en el transporte público y los medios no motorizados.

Este es el “Programa, programa, programa…” de IU. Que después no se extrañen del “desapego” de los ciudadanos ante unas formaciones políticas que prometen una cosa cuando están en la oposición y hacen lo contrario para mantenerse en el gobierno.

Tras el debate del estado de la Comunidad, Ecologistas en Acción solicitó una reunión a Diego Valderas, como máximo responsables de IU en el Gobierno Andaluz para trasladarle nuestra preocupación y estupor ante la propuesta de la presidenta de la Junta en relación con la modificación de la LOUA para permitir la “regularización” de las urbanizaciones ilegales. Seguimos esperando.