Abriendo las puertas al petróleo de arenas bituminosas en Europa

La importación de petróleo de arenas bituminosas altamente contaminante desde Canadá a Europa ha recibido esta semana el visto bueno de la Comisión Europea con la publicación de una propuesta relativa a emisiones. La decisión obedece a las presiones del país norteamericano en el marco de las negociaciones de los tratados de libre comercio. Demuestra la desprotección ambiental y el grave impacto en el cambio climático que conllevan estos tratados, como denuncia Ecologistas en Acción.

La Directiva europea de Calidad de los Combustibles tiene como objetivo que hasta 2020 se reduzcan un 6% las emisiones contaminantes en los combustibles del transporte con respecto a valores de 2010. Para ello es necesario frenar la entrada de petróleos supercontaminantes, como los que se producen a partir de arenas bituminosas.

Pero la Comisión ha publicado esta semana una propuesta para contabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del petróleo que se suministre en la Unión Europea. En la propuesta, que deberá ser ratificada, ha optado proponer que los refinadores de petróleo informen de los valores medios de las materias primas utilizadas en el crudo que fabrican, independientemente de que sean de arenas bituminosas y otros petróleos no convencionales o no.

La cesión de la Comisión está directamente relacionada con las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA) que se negocia en estos momentos y en las que los intereses empresariales tienen una gran influencia.

Los petróleos no convencionales son aquellos que se obtienen a partir de técnicas muy complejas y que suponen una mayor emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Según los estudios encargados por la propia Comisión Europea, las emisiones de GEI de las arenas bituminosas son un 23% más altas que los petróleos convencionales y un 50% más altas en el caso de los crudos procedentes de esquistos bituminosos.

Con la propuesta de esta semana de la Comisión Europea resultará prácticamente imposible que se cumplan los objetivos de reducción de emisiones en los carburantes, como denuncia Ecologistas en Acción. Se ha primado el interés de grandes transnacionales, como Repsol, que ya realizó este año la primera importación de arenas bituminosas a Europa a través del puerto de Bilbao.

La grave decisión es la antesala de que traerán los tratados de libre comercio con Canadá (CETA) y con Estados Unidos (EE UU): desregulación ambiental, social y laboral en Europa

Por ello, Ecologistas en Acción invita a participar en la Jornada Europea de Lucha contra el TTIP que se celebra mañana, sábado. Más de 300 acciones han ido programadas en diferentes localidades de la UE, de las cuales una treintena son en el Estado español.