El alcalde de Valladolid disimula la inoperancia de su gestión

Ecologistas en Acción muestra su solidaridad con su grupo de Valladolid, enfrentado a amenazas y descalificaciones públicas injustificadas. El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, y su equipo culpabilizan a la organización de la suspensión de una concentración motorista ilegal en espacio protegido, cuando el problema es el retraso en las obras de acondicionamiento de un espacio municipal para acoger el evento. El alcalde que se hizo famoso por su “miedo” a entrar con mujeres en un ascensor, arremete ahora contra los ecologistas, tachándolos de “colectivos sandía”.

La decisión adoptada por el Club Turismoto y el Ayuntamiento de Valladolid de suspender la próxima edición de la Concentración Motorista “Pingüinos” ha soliviantado a algunos aficionados. Desde las redes sociales se han proferido insultos y amenazas contra Ecologistas en Acción de Valladolid e incluso se ha animado a atacar a determinados miembros y la sede del grupo.

Estos ataques son puntuales y no representan en absoluto al conjunto de la sociedad vallisoletana ni al colectivo “motero”. En todo caso, parece claro que se ha intentado desviar la atención desde el Ayuntamiento y Turismoto hacia Ecologistas en Acción para convertir a la organización en blanco del enfado.

La concentración “Pingüinos” se celebraba hasta ahora en el espacio natural protegido del Pinar de Antequera, al sur de la ciudad. La acampada masiva con participación de decenas de miles de personas con sus vehículos era incompatible con la protección legal del monte. Así lo corroboraron dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, de abril y octubre de 2014. El coste de la restauración de la zona de acampada se ha evaluado en 200.000 euros, de los cuales Turismoto aportará a lo sumo 45.000 euros.

Ante las sentencias, se decidió buscar una nueva sede en una parcela municipal colindante (antigua Hípica Militar), con una financiación de un millón de euros. Pero las obras de ancondicionamiento han sufrido retrasos hasta el punto de que el espacio no está listo para la concentración de este año. Tras intentar sortear el problema, trasladando la acampada de 2015 a otra parte del mismo monte, lo que hubiera supuesto incurrir de nuevo en la ilegalidad, se suspendió la concentración.

Desde Ecologistas en Acción se aceptó hace meses la ubicación de la Hípica Militar para este evento, siempre que la totalidad de las instalaciones, incluida la zona de acampada, se realizaran fuera del Pinar de Antequera. Una postura en la que los representantes de la organización insistieron durante la reunión mantenida con la Concejala de Turismo Mercedes Cantalapiedra la semana pasada.

Sin embargo, Cantalapiedra y el propio alcalde desvían la atención hacia la organización ecologista, a la que llaman despectivamente “colectivo sandía”, en vez de asumir que el problema es el retraso en las obras, es decir, la propia inoperancia.

Ecologistas en Acción recuerda que el Pinar de Antequera es un monte de utilidad pública incluido en la Red de Espacios Naturales de Castilla y León, que ha sido catalogado como Área de Singular Valor Ecológico por las Directrices de Ordenación Territorial de Valladolid y Entorno y está asimismo calificado como Suelo Rústico con Protección Natural por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valladolid, Plan aprobado por el propio Ayuntamiento de la ciudad.