Rechazan la solicitud de Berkeley para el uso de suelo rústico en su proyecto minero

La Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo (CTMAU) de la Delegación de la Junta de Castilla y León en Salamanca, en su reunión celebrada este jueves 13 de noviembre, ha acordado devolver a los ayuntamientos de Villavieja de Yeltes y Retortillo el proyecto de Berkeley en el que solicitaba autorización excepcional de uso en suelo rústico para las instalaciones de las minas de uranio a cielo abierto y, si resulta procedente, para que inicien de nuevo y desde el principio su tramitación.

Ante este hecho, la Plataforma Stop Uranio, en la que participa Ecologistas en Acción, considera un “éxito de la movilización ciudadana en contra de este destructivo proyecto, que la Junta de Castilla y León haya considerado, por fin, nuestras afirmaciones de que la empresa promotora Berkeley M.E. S.L, ha modificado de forma sustancial; la documentación presentada en la solicitud inicial y que debe volver a la línea de salida para que tanto los ayuntamientos afectados como los vecinos y ciudadanía en general puedan examinar el proyecto definitivo, y presentar, en su caso, nuevas alegaciones al mismo y oponerse y proponer que se deniegue la autorización de forma definitiva”.

Stop Uranio entiende que en los informes técnicos y jurídicos que constan en el expediente, en tramitación desde julio de 2012, “hay base más que suficiente para que la citada CTMAU hubiera denegado la solicitud de autorización de uso en suelo rústico de protección natural (uso prohibido), pero este acuerdo es un paso adelante en el proceso de impedir que la destrucción de esta zona del campo Charro se haga realidad”.

La CTMAU ha establecido que el Proyecto es “único e indivisible”, con lo que “se cortan de raíz eventuales intentos de Berkeley de fraccionar dicho proyecto de minas de uranio”.

“Ahora –según señalan desde la Plataforma–, le toca actuar a los Ayuntamientos de Villavieja de Yeltes y de Retortillo, junto con sus vecinos y ciudadanía, para que tengan en cuenta de forma exclusiva los intereses generales de los pueblos y exijan la denegación de forma definitiva de la autorización a este proyecto de muerte y destrucción para las personas, el medio ambiente y el futuro de la zona”.

Desde la Plataforma Stop Uranio invitan a los alcaldes y concejales de estos ayuntamientos a “desprenderse de cualquier relación o vinculación con la empresa Berkeley S.L., bien como Ayuntamiento o bien a título personal, para defender sólo y exclusivamente a las personas de los pueblos a las que representan y por cuyos intereses generales están obligados a velar. Y si no es así, los emplazamos a que dimitan y abandonen las corporaciones municipales respectivas si su posición es defender los intereses de la empresa minera Berkeley”.

Asimismo, la Plataforma Stop Uranio anuncia que “seguiremos con las acciones previstas para sumar cada vez a más personas y entidades a la movilización en contra de la puesta en funcionamiento de este oscuro y nefasto proyecto de minas de uranio, y entre ellas la entrega, tanto a la Junta de Castilla y León, como al Ministerio de Industria, de las más de 110.000 firmas recogidas de oposición a este proyecto”.