Insostenible la situación de las basuras en Huelva

Ecologistas en Acción de Huelva valora negativamente la situación de la gestión de las basuras domiciliarias en la provincia, tras constatar nuevos episodios de mala gestión en la planta de Villarrasa denunciados ahora por sus trabajadores y sin que en ningún momento se pusiera en marcha la planta de compostaje de Tharsis para las capacidades previstas, ni en consonancia con el volumen de las inversiones públicas allí realizadas.

Tal como constantemente hemos venido planteando, abordar debidamente la gestión de las basuras con el objetivo del compostaje de su fracción orgánica es imposible sin una recogida selectiva de la misma y la Diputación y la Junta de Andalucía nunca han querido abordar este tema, a pesar de haber hecho cuantiosas inversiones en Plantas de compostaje, tanto en Villarrasa como en Tharsis.

La gestión actual se traduce en el vertido y enterramiento sin tratamiento previo adecuado de buena parte de la basura que llega al vertedero de Villarrasa, con el agravamiento de los problemas de vertidos de lixiviados a los arroyos, que éste ha arrastrado desde su construcción por su mal diseño y trasladando la contaminación hacia el futuro con las consecuencias que ya vamos viendo en otros casos como los de las balsas de fosfoyesos o el vertedero de Residuos peligrosos de Nerva. Todo eso, engañando a la gente a la que nos están cobrando una tasa por gestión y reciclaje que no se realiza, a la par que se nos pide que “reciclemos” cuando no ponen los medios adecuados para poder separar y depositar de forma adecuada la parte orgánica de nuestra basura.

Ecologistas en Acción de Huelva manifiesta su solidaridad con los trabajadores de Villarrasa que han aportado nueva información sobre la situación y luchan por unas condiciones laborales dignas ante unas grandes corporaciones privadas que se han hecho con el control de la gestión de las basuras de todo el país, favorecidas por el desprecio hacia lo público que se manifiesta paradójicamente desde los partidos que controlan las instituciones públicas competentes.

Exigimos que la Diputación sea transparente como responsable política de la gestión, aporte explicaciones sobre la situación en Villarrasa y aclare qué ha pasado con la Planta de Tharsis. Exigimos también que definan ya una política de recogida diferenciada de la materia orgánica fermentable de las basuras domésticas para su compostaje, siempre más eficaz que su separación en la planta y de reutilización y recuperación de supuestos desechos que actualmente van al mismo contenedor en la mayoría de los casos, como aparatos eléctricos y electrónicos, ropa, muebles, etc. Si la fracción orgánica de la basura (el 42 %) se recogiera selectivamente, obtendríamos un compost de calidad y no el “biorresiduo” inutilizable que sale en la actualidad de la planta de compostaje de Villarrasa.




Visitantes conectados: 762