Acusación popular Operación de Los Palacios

Acompañadas por medio centenar de ciudadanos que les apoyan, las personas imputadas por ocupar el derribado edificio de Sedes (empresa semipública destinada a la promoción de vivienda pública) en la c/ General Elorza de Oviedo, se han personado como acusación popular en la denuncia puesta por los trabajadores de esta empresa por considerar que la "Operación de Los Palacios" es la causa de la ruina de la misma.

Esta acusación popular se hace a través de Ecoloxistes n’Aición d’Asturies y el lunes 19 de Enero fue presentada en una rueda de prensa en la biblioteca pública de El Fontán de Oviedo.

En la llamada "Operación de Los Palacios" se da la connivencia del gobierno municipal del PP de Oviedo, que adjudica la construcción de un palacio diseñado por el arquitecto Calatrava en terrenos municipales, y el gobierno autonómico del PSOE, que adquiere a través de la empresa SEDES, 12.000 m2 de oficinas a un precio de 3.405,78 euros/m2.

Para ello el Principado permuta varios inmuebles, entre los que se encontraba la antigua sede de la Consejería de Sanidad en la calle General Elorza, edificio que durante unos años funcionó como centro social ocupado con el nombre de "La Madreña" y que recientemente fue desalojado y posteriormente derribado. El valor de todos estos inmuebles superó los 20 millones de euros que pasan a la empresa SEDES a cambio de las dos alas del Palacio de Calatrava que el gobierno del Principado utiliza como oficinas de consejerías.

Esta operación fue acordada por la Comisión Ejecutiva de SEDES S.A. en el 2004 por mayoría absoluta. Sin embargo legalmente debería ser el Consejo de Administración de la empresa quien tomase esta decisión al ser una operación de esta magnitud; tampoco consta comunicación a la Junta General del Principado como debería haber sido ya que para valores de enajenación de los inmuebles superiores a los 20 millones de euros se debería precisar una ley de la Junta del Principado.

Todo esto formó parte de una de las mayores operaciones especulativas acordadas para favorecer a determinadas empresas en Asturias, siendo el edificio Calatrava el símbolo de la actuación especulativa de los gobiernos municipal y autonómico, y emblema de una gestión de la propiedad pública dirigida al expolio de esta, y de fraude a la ciudadanía.

Además Ecoloxistes n’Aición d’Asturies en su lucha por la defensa y protección del medio ambiente y el fomento del desarrollo sostenible considera que, contrariamente a lo que se ha venido haciendo, la construcción de edificios públicos debería ser un motivo para impulsar la investigación y la construcción de edificios bioclimáticos además de que el edificio satisfaga determinadas demandas sociales. La operación de los palacios en Oviedo se enmarca también en la emulación que muchas ciudades han realizado en estos últimos años del caso de Bilbao (el Museo Guggenheim), lanzándose a un ingente y descontrolado gasto, tanto monetario como de suelo público, en descabellados edificios firmados por arquitectos estrella que anteponen una visión escultórica del edificio sobre una arquitectura que dé soluciones a los problemas de habitabilidad que hoy tenemos.