Segovia: 22 medidas en clave de sostenibilidad

En este documento Ecologistas en Acción de Segovia presenta 22 medidas fáciles de ejecutar, baratas (de hecho, su aplicación conllevaría ahorros en comparación con las políticas actuales), útiles para mejorar la calidad de vida y creadoras de empleo. No se incluyen todas las que necesitamos. Pero esta muestra constituye nuestra aportación para propiciar compromisos políticos concretos en materia de medio ambiente y sostenibilidad en el ámbito local y provincial. Pedimos a los grupos que van a concurrir a las próximas elecciones que las tomen en consideración y las incorporen a sus programas.

Urbanismo

Urbanizar en zonas colindantes con los actuales cascos urbanos, evitando la construcción dispersa

Algunos municipios de la provincia, incluyendo la capital, pero también poblaciones como Palazuelos de Eresma, La Lastrilla o Riaza, cuentan con una cantidad desproporcionada de suelo urbanizable, que fue catalogado como tal en plena fiebre constructora. Para evitar que ese exceso de suelo urbanizable sea utilizado de forma caótica, es imprescindible que los municipios vayan desarrollando sólo aquellas zonas que se encuentren colindantes al suelo urbano. Y que, en las revisiones de sus planes urbanísticos, reduzcan el suelo urbanizable para ajustarlo a las necesidades reales de sus municipios.

Ubicar los usos industriales en los polígonos existentes

La provincia de Segovia cuenta con una enorme cantidad de suelo industrial disponible. Sin embargo, se siguen autorizando ocupaciones de suelo rústico para actividades tales como almacenes de material de construcción, talleres, chatarrerías, etc. Estas actividades deberían ubicarse en el suelo industrial existente y, sólo de forma excepcional, en otros enclaves.

Impulsar las políticas de regeneración urbana

Los cascos urbanos consolidados deben ser el objeto preferente de las inversiones públicas. Hay que mejorar su habitabilidad, recuperando espacios para los peatones, mejorando las redes de distribución, que, en muchos casos han sufrido un claro deterioro.

Agricultura local y ecológica

Recuperar el uso agrícola local: inventariar las parcelas susceptibles de ser puestas en producción y facilitar su puesta en cultivo.

De un tiempo a esta parte existe un interés creciente por la agricultura en entornos urbanos que coincide con una mayor sensibilidad hacia cuestiones relacionadas con la salud y la sostenibilidad medioambiental. Participar en un huerto urbano comunitario ecológico hace que esta actividad se convierta además de en una sana forma de recreo y ejercicio, en un evento para la socialización de l@s vecin@s, que genera cohesión social. Paradójicamente, en numerosos municipios, los antiguos huertos periurbanos se abandonan y degradan, al tiempo que son más numerosas las personas que desearían cultivarlos. Por ello, estimamos que inventariar las parcelas susceptibles de ser puestas en producción – a veces, incluso de propiedad municipal – y facilitar los acuerdos entre propietarios y vecinos interesados, constituye una medida beneficiosa para todos.

Comedores escolares ecológicos

En la provincia de Segovia hay un total de 40 centros educativos que cuentan con comedor escolar. Una parte significativa de los alimentos consumidos en estos comedores, podría ser procedente de la agricultura y ganadería ecológicas, con un criterio de cercanía geográfica de los productos. De esta forma los más de 3.000 usuarios de estos servicios podrían disfrutar de productos de calidad, al tiempo que se apoyaría a los productores locales y ecológicos.

Apoyar la creación de mercadillos de productos agroecológicos y los grupos de eco-consumo

La producción de alimentos ecológicos empieza a desarrollarse en la provincia, aunque muy tímidamente. Facilitar la comercialización de los productos locales y de calidad es la mejor vía para apoyar a este sector, aun embrionario, que contribuye a dar vida a los pueblos de la provincia y marca el camino de una producción sana y respetuosa con el medio ambiente. En 2014 se ha iniciado una primera experiencia: un mercadillo mensual en el barrio de San Lorenzo, en el que se dan cita diversos productores ecológicos. Los gobiernos locales deberían colaborar para consolidar esta primera iniciativa e iniciar otras nuevas en otros municipios de la provincia.

En la provincia de Segovia operan al menos cinco grupos de eco-consumo, a través de los cuales las personas interesadas realizan compras periódicas de productos. Estos grupos han abierto canales de comercialización de carácter estable para una serie de productores locales de agricultura y ganadería ecológicas. Los gobiernos locales podrían apoyar a los grupos existentes (en concreto se requiere un local adecuado para la distribución quincenal de pedidos) y fomentar la creación de grupos nuevos en los barrios y municipios en que no existan.

Uso racional del agua

Embalse del Pontón

Proteger los acuíferos de Segovia

Una parte sustancial de la agricultura segoviana de regadío es profundamente insostenible. Porque extrae agua de los acuíferos a ritmos que superan sus valores de recarga natural. Y porque deteriora su calidad, como resultado de una aplicación abusiva de purines, abonos y productos fitosanitarios. En Segovia, la producción agrícola de hoy está comprometiendo gravemente la actividad agraria de mañana. En las aguas subterráneas de Páramo de Cuellar, Los Arenales y Medina del Campo se han registrado descensos continuados de los niveles piezométricos. Y en estos mismos acuíferos, junto a los de Riaza y Cantimpalos, se ha observado un deterioro alarmante de la calidad del agua. Es urgente acabar con esta situación promoviendo medidas que aseguren que todas las explotaciones agrarias respetan los límites ecológicos, no comprometiendo ni la disponibilidad ni la calidad del agua.

Los municipios deben vigilar con mayor atención el comportamiento ambiental de las explotaciones porcinas para asegurar que dan un tratamiento adecuado a sus residuos, previenen el despilfarro de agua y la contaminación y evitan olores molestos a los vecinos.

Poner en marcha planes de ahorro y eficiencia en el uso del agua urbano

El abastecimiento urbano utiliza una porción relativamente modesta del total de los recursos hídricos utilizados en la provincia de Segovia. No obstante, las captaciones y el consumo se concentran en espacios geográficos concretos en los que se produce una fuerte presión sobre los recursos hídricos. El principal de estos espacios geográficos es el constituido por la cuenca alta de los ríos Eresma, Frío y Moros. De estas cabeceras hidrográficas se abastece la ciudad de Segovia, los municipios situados en el entorno de Segovia, como La Granja, Palazuelos, San Cristóbal o La Lastrilla y otros municipios de importancia como El Espinar. De acuerdo con la Confederación Hidrográfica del Duero, la suma de los caudales solicitados para nuevas concesiones de aguas en esas cuencas superan los recursos hídricos existentes en ellas.

El problema no radica en que los recursos hídricos o las infraestructuras de almacenamiento sean insuficientes, sino en los disparatados consumos, que en algunos casos superan los 700 litros por habitante y día. En este sentido, es necesario acometer planes de ahorro y eficiencia, con un mejor control del agua utilizada, la renovación de redes de distribución obsoletas, promoción del uso eficiente en viviendas y comercios y una política de tarifas que penalice el despilfarro.

Retirar los proyectos de grandes embalses (Ciguiñuela, Bernardos y Cega)

La receta tradicional de las instituciones a los retos del agua en Segovia es, invariablemente, proponer la construcción de nuevas presas. En los últimos años se han propuesto nuevas infraestructuras en el Ciguiñuela, aguas arriba de Segovia, en el Eresma, en la zona de Bernardos, y en el Cega, a la altura de Lastras de Cuellar. Se trata de obras costosas y que no van a la auténtica raíz de los problemas: la escasa eficiencia con que se utiliza el agua en muchos municipios, el uso ilegal o abusivo del agua de riego, la construcción en zonas inundables…
Sin embargo, son todavía muchos los municipios que no cuentan con un sistema adecuado de depuración de aguas. La entrega a los municipios de depuradoras de bajo coste de mantenimiento debería ser una prioridad de la política de infraestructuras de aguas.

Uso racional de la energía

Plan de ahorro y eficiencia en edificios públicos

Las administraciones públicas locales y provinciales deben dar ejemplo haciendo una gestión de la energía ejemplar, reduciendo de forma sustancial los costes energéticos y proporcionando un valioso ejemplo a las empresas y la ciudadanía. Los edificios municipales, el alumbrado público o las flotas de vehículos municipales deben gestionarse siguiendo criterios de ahorro y eficiencia energética. La aprobación de planes de ahorro y eficiencia permite que los esfuerzos se hagan de forma sistemática y sostenida en el tiempo y no de forma puntual y voluntarista.

Exenciones fiscales y ayudas para la rehabilitación de viviendas

Una parte importante del parque de viviendas segoviano tiene una mala calidad constructiva. Más de 2.000 viviendas de la provincia cuentan con certificación energética, siendo de ellas el 50% de clase “E”, en una escala de A (más eficiente) a G (menos eficiente). Estos datos constituyen un indicador de las posibilidades de mejora existentes. La rehabilitación de viviendas permite mejorar su confort y habitabilidad, reduciendo los consumos energéticos en calefacción o refrigeración. Además son una fuente de empleo relevante. Los municipios segovianos deberían promover planes de rehabilitación en los barrios y edificios de peor calidad, en la línea de algunas intervenciones ya iniciadas (barrio de San José en Segovia capital).

Gestión de residuos orientada a la reducción y el reciclaje

Crear programas de apoyo al compostaje doméstico

Aproximadamente la mitad (en peso) de los residuos domésticos contenidos en las bolsas de la basura de los segovianos es materia orgánica. En la actualidad, esa fracción se desperdicia por completo o, peor aún, es deficientemente separada en la Planta de Tratamiento de Los Huertos, para producir un compost de pésima calidad, en el que abundan cuerpos extraños, como los plásticos.
La experiencia acumulada durante años avala, sin embargo, los programas de compostaje doméstico, en los que los propios vecinos y vecinas realizan su propio compost de calidad, que es utilizado en jardines y huertos, reduciendo así el peso que transportan los camiones de recogida y por ende la factura de la gestión de RSU del ayuntamiento o mancomunidad.

Crear un programa de minimización de residuos

Prevenir la generación de residuos es mucho más económico y ecológico que limitarse a tratarlos una vez producidos. Segovia gasta una ingente cantidad de recursos en el tratamiento de residuos y sin embargo no dedica presupuesto alguno a promover la minimización, quizá porque la “desaparición” de una parte de los residuos supone también la pérdida de un jugoso negocio para las empresas que se dedican a su “tratamiento”. Es hora de que los intereses de la mayoría primer sobre un negocio obsoleto, controlado por mafias empresariales, y que no genera beneficios ni a la economía productiva ni al medio ambiente.

Devolver a la gestión pública la recogida y tratamiento de los residuos

La gestión del tratamiento de residuos por parte de empresas privadas ha empeorado las condiciones laborales de los trabajadores. Y sin embargo no ha mejorado la gestión de los residuos, que es cara y poco eficaz. Los programas orientados a la minimización son desdeñados por unas empresas cuyo negocio depende del “tratamiento” y no de la desaparición del problema. Un tratamiento aparatoso pero que consigue un aprovechamiento escaso de los residuos contenidos en las bolsas de basura (bolsa amarilla y fracción resto).

Transporte sostenible

Nacional 110 a su paso por el pie de la Sierra de Guadarrama

Abandonar la política de grandes infraestructuras

Las propuestas de los grandes partidos –PP y PSOE- para Segovia en materia de movilidad se centran, de manera obsesiva, en la creación de infraestructuras faraónicas, de elevado coste económico y discutible utilidad. Entre estos proyectos se incluye la creación de una autovía entre Segovia y Santa María La Real de Nieva, con un presupuesto estimado de 72,5 millones de euros. O el desdoblamiento de la actual N-110 entre Segovia y la N-I, incluido en el Plan de Infraestructuras de Transporte y Vivienda (PITVI) 2012-2024, elaborado por el Ministerio de Fomento. Son proyectos que carecen de la más elemental lógica, dado que las actuales carreteras (CL-605 y N-110) soportan unos niveles de tráfico que en manera alguna justifican los desdoblamientos.
En las actuales circunstancias ni siquiera consideramos deseable el desdoblamiento de la circunvalación a Segovia, previsto en dos fases, con un coste total de licitación que supera los 66 millones de euros. Entendemos que el estado de penuria presupuestaria en servicios básicos como la sanidad, la educación y los servicios sociales exige atender de manera prioritaria a estos sectores. La circunvalación sólo requeriría, a corto plazo, una mejora de las conexiones con otras vías (creación de carriles de aceleración que eviten el peligro en las incorporaciones a la vía).

Apoyar el transporte Metropolitano de Segovia y asegurar la calidad del transporte a Madrid

El sistema de transporte público metropolitano permite a los habitantes de los municipios cercanos a la capital contar con una opción económica y fiable para sus desplazamientos. Creemos que este servicio debe ser promocionado y dotado de los medios que aseguren su mantenimiento y mejora.
Por otra parte, el servicio de transporte público a Madrid, actualmente cubierto por la empresa La Sepulvedana, es causa de numerosas quejas entre los usuarios por lo que es necesario poner en marcha un plan sistemático de control de calidad de este servicio por parte de las administraciones públicas interesadas.

Información, educación y participación pública

Mejorar la transparencia de las entidades locales

Las administraciones locales y provinciales deben aumentar su transparencia para facilitar el legítimo control de sus políticas y medidas por parte de las organizaciones sociales y los ciudadanos. Los ayuntamientos deben dar respuesta a las solicitudes de información de forma rápida y eficaz. Las informaciones de mayor interés (por ejemplo, las actas de las reuniones municipales) deben ser publicadas en las páginas web municipales.

Crear un fondo para el desarrollo de programas locales de educación ambiental

El cambio en la gestión ambiental requiere de cualificación profesional. En este sentido, es prioritario crear programas de formación y educación ambiental orientadas al ejercicio profesional. Una formación que capacite para un desempeño profesional más eficiente y de menor impacto.

Mejorar los mecanismos de participación pública

Municipios y Diputación deben ampliar los mecanismos que permiten la participación de vecinos y vecinas en la toma de decisiones, de forma que personas con diversos grados de motivación encuentren una vía adecuada para aportar sus opiniones. La participación pública hace posible que los conocimientos, la sensibilidad, la experiencia y los legítimos intereses de toda la comunidad sean considerados en los procesos de definición de las políticas y medidas desarrolladas por las administraciones locales, que estas sean bien recibidas y se garantice su optima aplicación.

Medios humanos

Incorporar Agentes de Desarrollo Sostenible a municipios y mancomunidades

Los municipios y las mancomunidades necesitan técnicos competentes en materia de gestión ambiental. Técnicos que impulsen nuevos programas en campos como la gestión del agua, la gestión de los residuos o el ahorro y eficiencia en el uso de la energía. La figura de “agente de Desarrollo Sostenible”, probada con éxito en algunos municipios y mancomunidades, debe ser recuperada e impulsada.

Crear un área de medio ambiente y sostenibilidad en la Diputación

La Diputación Provincial cuenta con una llamativa falta de medios para apoyar la gestión ambiental de los municipios. Para acabar con este déficit histórico se propone la creación de un área de medio ambiente y sostenibilidad, dotada de los recursos humanos y materiales para impulsar una nueva gestión.