El TSJ obliga a depurar in situ las aguas residuales de Unalsa

Ecologistas en Acción quiere manifestar públicamente su satisfacción por el fallo de la Sentencia Nº 369, de 19 de febrero de 2015, de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León, que anula las disposiciones de la Orden de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, de 30 de diciembre de 2011, las cuales han permitido a la empresa Universal de Alimentación, S.A. UNALSA, ubicada en Alija de la Ribera (Villaturiel), gestionar sus aguas residuales como si fueran residuos, sin contar con estación depuradora y sin la preceptiva autorización de vertido que otorga CHD.

La Sala del TSJ entiende que “no pueden suprimirse de la autorización ambiental otorgada por la Orden de 29 de diciembre de 2008 para la industria de que se trata, destinada a la fabricación de grasas y harinas de origen animal, los condicionantes del vertido –entre ellos, los límites de emisión del efluente- “. Continua diciendo que “al contemplarse en la citada Orden la obligación de la ampliación de la EDAR y la construcción de nuevas instalaciones de depuración, no puede suprimirse con carácter permanente la necesidad de autorización de vertido –suprimiéndose también los valores límite de emisión que estaban establecidos- “. Y añade: “no sirve como argumento válido para esa supresión que el vertido no se realiza, al efectuarse por gestor autorizado, pues la propia Confederación Hidrográfica del Duero ya indicó que la retirada de las aguas residuales de carácter industrial por gestor autorizado “no es viable como solución permanente” […] “deberán ser necesariamente” tratadas in situ,, lo que determina la idoneidad y necesidad de la depuradora y del establecimiento de los límites correspondientes en el vertido”.

La Sentencia también anula la Orden recurrida al ser “improcedente que las aguas residuales de la instalación puedan ser tratadas como residuos”; no admite la “imposibilidad”, esgrimida por el promotor en base a la falta de concesión de licencias urbanísticas, para retrasar la construcción de la EDAR, y concluye: “no está de más añadir que la consecuencia del incumplimiento por parte del titular de la instalación de las obligaciones impuestas en la Orden de concesión de la autorización ambiental no comporta que deban ser eliminadas esas obligaciones, pues la Administración tiene a su alcance medios para exigirlas”.

Con este fallo el TSJ da la razón a los vecinos que durante años han venido denunciando el larguísimo historial de incumplimientos legales de UNALSA, empresa que sigue ocasionando, y lo viene haciendo desde el inicio de su actividad en 1978) un constante deterioro del medio físico y de la calidad de vida de las personas en Alija de la Ribera y en las poblaciones próximas, donde se ha padecido, y se sigue padeciendo eventualmente, emisiones insalubres de olor nauseabundo.

Efectivamente, la actividad de UNALSA ha provocado innumerables quejas y denuncias de los vecinos (más de 800 se encuentran registradas en el Ayuntamiento de Villaturiel y más de 900 en el Defensor del Pueblo). La última denuncia fue presentada en el Cuartel de la Guardia Civil de Armunia, el pasado mes de septiembre, quien la remitió al SEPRONA, el 2 de octubre. Dicha denuncia fue motivada por el incremento de la circulación de camiones de gran tonelaje que van soltando olores putrefactos en su trasiego hacia las instalaciones de UNALSA.

Asimismo, los persistentes vertidos irregulares de UNALSA han dado lugar a la apertura de mas de 50 expedientes sancionadores de la Confederación Hidrográfica del Duero que ha llegado a catalogar al Río Bernesga tras su paso por Villaturiel, León, como punto negro de la cuenca.

A pesar de todo ello las autoridades ambientales, increíblemente, han permitido a UNALSA realizar su actividad sin autorización de vertido.

Vecinos y ecologistas esperan el cumplimiento de la Sentencia, que obligaría a la empresa a construir, de una vez por todas, la estación depuradora de aguas residuales con la que minimizar el impacto de UNALSA sobre el medio ambiente y la salud humana.