Almería: Acto en recuerdo de Fukushima

Ecologistas en Acción, GEM y Greenpeace realizarán en Almería un acto en recuerdo de las víctimas de Fukushima, con el objetivo de llamar la atención sobre la peligrosidad de mantener las centrales nucleares en funcionamiento. Con este acto también piden a las instituciones almerienses que desarrollen políticas de ahorro y eficiencia energética.

El acto tendrá lugar en La Puerta Purchena, el miércoles 11 de marzo, entre las 17,30 y las 19,30 horas.

Nucleares, no gracias ¡Fukushima nunca más!

El miércoles 11 de marzo se cumple el 4º aniversario del terrible accidente de la
central nuclear de Fukushima (Japón). Cuatro años después del accidente de esta
central nuclear la tragedia continúa. Desde el movimiento ecologista reclamamos un
nuevo modelo energético basado en el ahorro, la eficiencia y las energías renovables.
Con el desarrollo y la implantación de este nuevo modelo energético que proponemos
se crearán gran cantidad de puestos de trabajo.

A pesar del tiempo transcurrido y de los medios tecnológicos y económicos de un país como Japón, la situación sigue siendo dramática. La población japonesa sigue sufriendo las consecuencias del siniestro. Todavía se sigue filtrando agua radiactiva al mar. La contaminación sigue extendiéndose por mares y océanos debido al efecto de las corrientes marinas y a las especies migratorias. Todo esto está provocando efectos catastróficos para Japón y para otros países consumidores de grandes cantidades de pescado, como España.

Con el accidente de Fukushima se puso de manifiesto el enorme peligro que suponen
las centrales nucleares, y que esta energía no es tan segura como se nos manifestaba. Al final los accidentes se producen porque es imposible preverlo todo. Tras el accidente de Fukushima, las centrales japonesas han ido parando una tras otra.

La energía nuclear es un energía extremadamente peligrosa tanto para el medio ambiente como para la humanidad y además es supercontaminante y muy cara. La energía nuclear sólo genera beneficios para los dueños del negocio. Está suficientemente demostrado que se puede prescindir de ella. Por nuestra situación geográfica y climatológica, el sistema eléctrico español podría funcionar perfectamente sin centrales nucleares. Desde nuestras organizaciones entendemos que la población no tiene que correr riesgos innecesarios, sobre todo cuando este tipo de energía se puede sustituir por otras menos peligrosas y más limpias.

Desde el movimiento ecologista pedimos al Gobierno que se vayan cerrando, de forma gradual, todas las centrales españolas. Existen ya energías alternativas capaces de suministrar electricidad sin riesgo y con mínimos impactos ambientales. La Plataforma Solar de Almería es un ejemplo. Los expertos calculan que el “apagón nuclear” podría culminar en el año 2020.




Visitantes conectados: 455