Promueven el turismo sostenible en el parque nacional de Alhucemas

El pasado fin de semana un grupo de socios de Guelaya-Ecologistas en Acción hemos visitado el Parque Nacional de Alhucemas con el objetivo de conocerlo y darlo a conocer entre los melillenses.

La visita, que era abierta para todos los socios de Guelaya-Ecologistas en Acción discurrió por buena parte de la costa y del interior que se extiende desde Alhucemas hasta Cala Iris, que configuran una región protegida en la que el visitante puede disfrutar de un paisaje, de una flora y de una fauna espectaculares.

El visitante se maravillará de la vista de los acantilados desde Taussart o desde Adouz, podrá ver el majestuoso vuelo del águila pescadora o, con suerte, podrá contemplar las bandadas de delfines en el Peñón de Vélez.

También podrá disfrutar de rutas senderistas que recorren todo el Parque, en las que se sentirá inmers@ en un entorno rural amable y alejado del consumismo.

En diferentes zonas del Parque se abrieron hace unos años cooperativas de mujeres Estas cooperativas se pusieron en marcha gracias a la colaboración de ONG y comunidades autónomas españolas. MPDL, la Fundación Biodiversidad, Castilla-La Mancha, Madrid o Cataluña son ejemplos de entidades que aportaron dinero y personal. El esfuerzo sirvió para promover el trabajo de las mujeres fuera de casa en una sociedad que, tradicionalmente, las recluía.

En estos centros se recolectan productos naturales y, de forma artesanal, se elaboran derivados de alta calidad y sin aditivos químicos. Es una economía verde porque no destruye su entorno y es una economía social, porque ayuda a salir de la marginación a estos colectivos de mujeres.

Guelaya-Ecologistas en Acción ha realizado un recorrido por las principales cooperativas de mujeres que trabajan en la zona:

  • En Beni Boufrah se visitó la cooperativa dedicada a cosmética natural y plantas medicinales. Las cremas que se fabrican allí son totalmente ecológicas ya que solo se utilizan productos naturales como el aceite de argán, la manteca de karité o la esencia de lavanda. Las plantas secas y los aceites esenciales se pueden usar como producto de limpieza ecológico o como medicina alternativa.
  • También en Beni Boufrah está una cooperativa dedicada al tratamiento de derivados del higo chumbo: Mermeladas, zumos y encurtidos ecológicos se pueden degustar y comprar. En el piso superior de esta cooperativa otro grupo de mujeres se dedica a artesanía del textil.

Además de las cooperativas, el viajero también puede visitar la red de albergues que en su día puso en marcha la organización MPDL. Los albergues son casas antiguas remodeladas que cuentan con habitaciones y servicios sanitarios perfectamente limpios. En ellos se sirven comidas tradicionales y se convive con la familia que lo regenta.

Uniendo todos los albergues, se balizó una ruta senderista que puede recorrerse por etapas. El total del camino se puede hacer en cuatro días.

La asociación Riftourisme, www.riftourisme.com ha elaborado folletos divulgativos, y a través de ella se puede contactar con un guía que habla español y que puede encargarse de reservar, asesorar y acompañar a quien lo desee.