Presunta prevaricación en la obra del polideportivo de Las Marinas

Ecologistas en Acción denuncia presunta prevaricación por parte del Ayuntamiento de Roquetas de Mar, en la obra del polideportivo de Las Marinas inserto en el espacio protegido Punta Entinas-Sabinar.

El pasado 5 de marzo Ecologistas en Acción fue testigo del inicio y avance de las obras del Centro Deportivo de las Marinas, situado dentro de los límites del Paraje Natural Punta Entinas-Sabinar.

Dicho espacio, de alto valor ecológico, se encuentra protegido por normativa autonómica, estatal y comunitaria (Red Natura 2000, LIC y ZEPA ES0000048) por lo que cualquier infraestructura realizada en su interior debe garantizar la total protección del espacio así como de las especies que en él se insertan y conlleva la obligación de evaluar las repercusiones de las actividades previstas previa a su ejecución (artículo 6 de la Directiva 92/43 y el artículo 45 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, Ley 7/2007, de 9 de julio, GICA).

Además, previo al inicio de las obras, el procedimiento indica que cualquier actuación “deberá ser autorizada por la Agencia de Medio Ambiente, quien, previa presentación por su promotor del oportuno estudio de impacto ambiental, la otorgará cuando aquélla no ponga en peligro los valores protegidos”.

Ninguno de estos requisitos se había realizado previo al inicio de las obras según fuentes autorizadas, por lo que el inicio de las mismas, conlleva la vulneración de varias leyes autonómicas y estatales, así como directivas europeas en materia de protección medioambiental. (Ley 2/89, de 18 de julio, por la que se aprueba el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, establecido conforme a la Directiva 2009/147, de 30 de noviembre, la Directiva 92/43, de 21 de mayo, y la Ley 42/2007, de 13 de diciembre).
Con fecha de 6 de marzo, Ecologistas en Acción presentó sendos escritos ante el Ayuntamiento de Roquetas de Mar y la Delegación Territorial de Medio Ambiente informando de todos estos aspectos y solicitando la paralización de las obras por nulidad de pleno derecho del procedimiento administrativo al no haberse respetado la legislación mencionada.

A día 13 de marzo las obras continúan en marcha por lo que los responsables políticos de las mismas podrían estar incurriendo en delitos de prevaricación, contra el Medio Ambiente y contra la Ordenación del Territorio. Ecologistas en Acción presentará esta semana denuncia ante Fiscalía para que investigue la comisión de estos presuntos delitos, por acción por parte del Ayuntamiento y por omisión por parte de la Delegación Territorial de Medio Ambiente.

El centro Deportivo consta, según proyecto, de tres pistas polideportivas, un campo de fútbol de césped artificial, un área de aparcamiento para 89 vehículos, accesos peatonales, estacionamiento de bicicletas y un edificio para distintos usos que no sólo modifican sustancialmente el área en el que se asientan sino que aumentan considerablemente el impacto visual, acústico y lumínico en el interior del espacio protegido.

Es incomprensible que en pleno siglo XXI, una actuación de tal calado se haya comenzado por parte del equipo de gobierno sin cumplir con los procedimientos exigidos y sin conocimiento de la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en Almería, organismo responsable de velar por la protección de nuestros espacios naturales y que una vez más deban ser las asociaciones ecologistas las que tengan que hacer saltar la alarma para que la normativa se cumpla.

Sin duda el Centro Deportivo de Las Marinas es una infraestructura necesaria para el municipio y bien acogida por la sociedad, no obstante consideramos un engaño para la ciudadanía invertir 2.677.737,71 € en unas obras en espacio protegido que no cumplen con la legalidad vigente y que de llegar a realizarse no permiten el desarrollo futuro de las instalaciones o lo que sería más grave, conllevarían penalizaciones por incumplimiento de contrato a cargo de las arcas públicas tal y como nos recuerdan las últimas sentencias del Tribunal Supremo en relación con las obras paralizadas en los Acantilados de Aguadulce.