20 años de la Ley de vías pecuarias

Hace veinte años, el 24 de marzo de 1995, entró en vigor la Ley de Vías Pecuarias. Los caminos de trashumancia pasaban a ser un recurso de primera magnitud para la conservación de la naturaleza, la conectividad de la biodiversidad, el ecoturismo y la educación ambiental. Sin embargo, en estas dos décadas se han producido pérdidas irreversibles por falta de aplicación de la normativa. Ecologistas en Acción considera que es el momento de que Comunidades Autónomas y Gobierno central cumplan sus promesas para proteger realmente el patrimonio de las vías pecuarias.

De los 125.000 kilómetros de vías pecuarias, se han perdido ya 40.000 en todo el Estado español. Se trata de pérdidas irreversibles causadas por el desmedido crecimiento de los tejidos urbanos, por la ocupación indiscriminada de infraestructuras de comunicación, o por la inundación de cientos de decenas de kilómetros por embalses.

De las doce Comunidades Autónomas con competencias en materia de vías pecuarias, tan sólo ocho han desarrollado la Ley 3/95. Se ha revisado el articulado de la ley para eliminar impedimentos a las actividades desvinculadas del uso fundamental que tienen estos caminos pastoriles y para potenciar otras ocupaciones y usos. Es el caso de la circulación motorizada, que se permite sin necesidad de autorización, sino por medio de una simple declaración responsable.

Al contrario, se registra falta de interés por parte de las administraciones cuando se trata de aplicar aspectos estratégicos y positivos para la conservación de las vías pecuarias, como es la obligación desde 2008 de tener inmatriculadas las vías pecuarias en el Registro de la Propiedad.

Ecologistas en Acción señala que tampoco se han cumplido dos promesas del Estado central: desarrollar reglamentariamente la Ley 3/95 de vías pecuarias en aspectos clave para la gestión del sistema de caminos pastoriles: deslinde, sanciones y régimen arancelario de las inscripciones registrales; y la sanción oficial de las vías pecuarias que van a formar parte de la Red Nacional.

El programa de apoyo del Estado central a las Comunidades Autónomas para recuperar las vías pecuarias de la Red Nacional ha sido paralizado por la crisis. En este año 2015 se tenían que haber alcanzado algo más de 10.000 kilómetros de vías pecuarias beneficiados por estas actuaciones. Sin embargo, los datos de diciembre de 2014 muestran que tan sólo se ha actuado sobre 3.924 kilómetros.

A estas alturas, el 100% de las vías pecuarias del Estado deberían estar clasificadas y algo más del 75% deslindadas. Sin embargo, y partiendo de cifras oficiales, tan sólo se ha llegado a clasificar el 82,2% del sistema y se ha deslindado el 20,5%.

El aniversario de la Ley de Vías Pecuarias debería servir como momento de análisis y planificación, para comenzar a cumplir promesas y obligaciones por parte de las administraciones públicas y conservar el patrimonio de los caminos para el ganado.