El herbicida más utilizado entra en la lista negra del cáncer

La Agencia para la Investigación sobre el Cáncer de la OMS considera que el glifosato, creado por Monsanto, es una substancias "probablemente carcinógena para humanos". Ecologistas en Acción informa al Ayuntamiento de que el glifosato es ya oficialmente cancerígeno y solicita se prohiba su uso en el municipio de Sevilla.

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, dependiente de la Organización Mundial de la Salud) ha incorporado el glifosato -principio activo del grupo de herbicidas más utilizado del mundo- a la lista de substancias probablemente carcinógenas para humanos (grupo de substancias 2A de la IARC).

La incorporación del glifosato a la lista 2A es importante porque confirma lo que diversos estudios habían anticipado, la patogeneicidad del glifosato y sus efectos nocivos para la salud.

Ecologistas en Acción viene denunciando el uso indiscriminado de herbicidas en diversas zonas de la ciudad. Solares, parterres, jardines vienen siendo fumigados con este agrotóxico. La decisión de la IARC no comporta ninguna prohibición sobre el uso de esta substancia ya que su prohibición corresponde a las administraciones, por lo que corresponde al Ayuntamiento sevillano prohibir de una vez por todas este veneno, evitando exponer a la población a sus efectos carcinógenos.

El glifosato (N-fosfonometilglicina, C3H8NO5P, CAS 1071-83-6) es un herbicida no selectivo de amplio espectro, utilizado con mucha frecuencia para eliminar las denominadas malas hierbas en agricultura y jardinería. El glifosato es el principio activo del herbicida Roundup (nombre comercial registrado por Monsanto). La patente sobre este producto expiró en 2000 y en la actualidad existe una multitud de productos para uso agrícola y de jardinería que incorporan en este principio activo.

Base científica de la decisión de la IARC

"Para el herbicida glifosato, hubo pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos para linfoma no Hodgkin. La evidencia en humanos es de estudios sobre la exposición, en su mayoría agrícolas, en los EE.UU., Canadá, Suecia y publicado desde 2001. Además, hay pruebas convincentes de que el glifosato también puede causar cáncer en animales de laboratorio", indica la IARC en la nota oficial difundida el viernes 20 de marzo.

Con esta información cualquier fumigación con herbicidas en Sevilla supondría una acción dolosa de envenenamiento de la población por lo que Ecologistas en Acción hace un llamamiento a l@s vecin@s a protegerse denunciando las fumigaciones en los juzgados.

La jardinería urbana debe ser una fuente de bienestar y disfrute de la ciudadanía y no de contaminación. Instamos al Ayuntamiento de Sevilla a la prohibición definitiva de los agrotóxicos y su sustitución por métodos de jardinería ecológica que garantizan el bienestar social de los espacios verdes generando a su vez empleo de calidad.