Aparición de veneno en varias especies amenazadas

En sólo una semana, cazadores que se autocalifican “verdaderos ecologistas” colocan cebos envenenados, lazos y trampas en 3 cotos de la provincia de Sevilla, aniquilando especies amenazadas que consideran “alimañas inservibles”.

En un coto de Osuna, entre el sábado y el lunes pasado el SEPRONA de la Guardia Civil halló cajas trampa, lazos, tubos-trampa de pvc y cebos envenenados en dos puntos de la sierra de Osuna: en “Valdiva” y “Ratera Nueva”. El resultado: dos zorros, un perro y un tejón, muertos por lazos desde hace algunas semanas, además de varios cebos a base de embutidos con plaguicidas.

No muy lejos, en “La Venta del Palmar” en Écija, en los primeros días de esta semana, el SEPRONA encuentra unos 15 cebos envenenados con el balance de un gato doméstico y un milano real muertos, especie ésta en Peligro de Extinción. Este mismo lugar, en los dos años anteriores también encontró plaguicidas en una considerable cantidad de despojos de pollo. Tres años consecutivos de esfuerzo ecologista impagable.

Sin salir de la campiña sevillana, en el arroyo Guadairilla, un par de km. de la ciudad de Alcalá de Guadaira, se hallan el pasado martes, 3 cadáveres de milanos negros, en otro coto de caza. Las fotos a las que ha tenido acceso Ecologistas en Acción hacen pensar de nuevo en la colocación de veneno.

No queremos olvidarnos de la administración andaluza. Gracias a la Junta de Andalucía y a su inquebrantable apoyo al mundo de la caza, erigiéndolo en modelo sostenible y necesario para la buena salud de la economía y los ecosistemas de la región, disponemos de más del 97% del territorio convertidos en cotos de caza.

Por todo esto la Federación Provincial de Ecologistas en Acción en Sevilla homenajea al sector cinegético en la provincia por sus denodados esfuerzos en materia de conservación.

Ironías aparte, la Federación Provincial de Ecologistas en Acción de Sevilla no puede más que lamentar que estos delitos ambientales detectados, son la punta de Iceberg de lo que ocurre en nuestros campos. No es posible controlar tantos cientos de miles de ha. ante la falta de recursos humanos que se da en el SEPRONA y los Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Tampoco los técnicos administrativos, la fiscalía especializada o los juzgados dan mucho más de sí. La conclusión es obvia: o se multiplican los recursos humanos y materiales para controlar centenares de cotos de caza o se hace disminuir el número de estos. La otra posibilidad, dejar las cosas como están, sólo supondrá la pérdida de especies y hábitats a medio plazo. Un problema que la administración está obligada a frenar por la legislación, acuerdos internacionales y por la propia ciudadanía.

Ecologistas en Acción ha dado traslado a la Fiscalía de Urbanismo, Medio Ambiente y Patrimonio Histórico de Sevilla, estos casos en materia de delitos contra la fauna, solicitándole que incremente los esfuerzos de control e investigación de cotos de caza menor, tanto en el Sierra Sur como en la Campiña sevillana y muy especialmente entre los meses de enero a agosto, periodo en el que suelen actuar los delincuentes al perseguir a pequeños y medianos predadores para salvaguardar sus negocios y aficiones.

Más fotos...