Seminario Reservas naturales fluviales

  Sumario  

La figura de las Reservas Naturales Fluviales quedan establecidas en 2005 en la legislación de aguas, con la objetivo “de preservar, sin alteraciones, aquellos tramos de ríos con escasa o nula intervención humana”. La creación de esta figura supuso un paso adelante y una garantía para la protección efectiva de aquellos ríos con un alto grado de conservación, además de poner en valor el rico patrimonio fluvial todavía existente, creando una Red de Reservas en la que estuvieran representando la mayor cantidad posible de tipologías de ecosistemas de ríos existentes en el territorio del Estado.

Durante el primer ciclo de planificación hidrológica se han designado un buen número de reservas naturales fluviales. Aunque actualmente hay designadas 211 reservas, que abarcan algo más de 3.000 kilómetros lineales de ríos de todas las demarcaciones hidrográficas, hay aspectos sobre los que resulta necesario ahondar de cara a conseguir una auténtica y coherente Red de reservas naturales fluviales en nuestro país. Así, las propuestas de varias confederaciones no refleja la realidad fluvial de sus territorios, dejando fuera numerosos tramos de ríos que por su buen estado y características deberían ser incluidos en los listados de zonas protegidas de la demarcación; también queda por resolver el estatus jurídico de las reservas, quedando para la interpretación si muchas de estas reservas están formalmente declaradas por aparecer en los planes o bien únicamente están propuestas para una posterior declaración; en este sentido, la normativa aplicable es poco concreta en cuanto a los usos y actividades permitidos en las reservas y qué implica para sus usuarios su declaración.

Entre los días 29 y 30 de mayo, responsables del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, de varios organismos de demarcación, de universidades y centros de investigación, así como de colectivos ecologistas y conservacionistas han tenido la oportunidad de debatir sobre la importancia de esta figura de conservación en el Seminario sobre Reservas Naturales Fluviales organizado por Ecologistas en Acción, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Durante el seminario, se ha profundizado sobre distintos aspectos de las Reservas Naturales Fluviales (cuándo se empezaron a contemplar, cuál es su marco normativo, cuál es su definición), resaltando la necesidad de tener un tratamiento especial y diferenciado respecto a otras figuras de conservación con el objetivo de blindar la protección de los ríos identificados como tales. Ante el elevado deterioro de los ríos (se llama la atención de ser los ecosistemas más alterados), las Reservas Naturales Fluviales (RNF), son una oportunidad para conservar los últimos ríos sin alteraciones en España.

 Ponencias

Fernando Magdaleno, investigador del CEDEX, explicó la importancia de las reservas para conservar las funciones, procesos y servicios de los ríos, para ejercer de corredores ecológicos y para garantizar la conservación de las diferentes tipologías de ríos en España; ha diferenciado criterios útiles para su identificación de otros que se alejan de la naturaleza de la figura (espectacularidad, fama, vegetación abundante…), explicando la metodología seguida por el CEDEX para el trabajo la propuesta inicial de Red de reservas realizada por este organismo en 2008. Por último ha resaltado la importancia de crear figuras de “ríos escénicos” a semejanza de la creada en Estados Unidos.

Javier Sánchez, consejero técnico de la Dirección General del Agua del Ministerio, hizo un repaso a la normativa aplicable a las reservas naturales fluviales para enmarcar su naturaleza jurídica, diferenciando éstas del resto de figuras de conservación, debido a que su objeto es el dominio público hidráulico. La importancia de las reservas naturales fluviales radica en que son un elemento fundamental para el diagnóstico del estado del resto de masas de agua. En este sentido, apuntó la incoherencia de que la red de sitios de referencia no esté completamente incluida como reservas naturales fluviales y por tanto su necesidad de protección. En segundo lugar explicó el procedimiento establecido en la normativa para declarar las reservas. Por último adelantó el contenido del proyecto de Real Decreto que está en estos momentos elaborando el MAGRAMA, en el que se darán por declaradas las reservas, se les obligará a tener un plan de gestión y se determinarán los usos permitidos.

Raúl Urquiaga, responsable de proyecto de reservas naturales fluviales de Ecologistas en Acción, expuso la situación actual de las reservas en España, incidiendo en la descoordinación existente en las distintas demarcaciones a la hora de establecer criterios de identificación. Posteriormente se explicó el proyecto realizado de propuesta de nuevas reservas naturales fluviales en las cuencas del Segura y del Guadiana, aumentando con 7 y 8 nuevos ríos respectivamente en cada demarcación.

A continuación Evelyn García, de la Agencia Catalana de l´Aigua; Mercedes Echegaray, de la Confederación Hidrográfica del Tajo; y Roberto Arias, de Augas de Galicia expusieron, en mesa redonda, las propuestas de las reservas naturales fluviales realizadas en el ámbito de sus respectivas demarcaciones hidrográficas.

En la sesión de la tarde, Víctor Arqued, Subsecretario de Planificación Hidrológica del MAGRAMA; César Rodríguez, de AEMS-Ríos con Vida; Diego García de Jalón, de la Fundación Nueva Cultura del Agua; y Santiago Martín Barajas, co-coordinador del área de aguas de Ecologistas en Acción debatieron respecto al panorama actual y futuro de las reservas naturales fluviales contestando a algunas de las cuestiones que fueron surgiendo en la sesión de la mañana como la necesidad de crear un marco normativo para las reservas, la declaración formal de todas las propuestas, la unificación de criterios, etc.




Visitantes conectados: 751