Satisfacción por el fracaso de la privatización de La Almoraima

Ecologistas en Acción muestra públicamente su gran satisfacción por haberse conseguido impedir la privatización de la que es la mayor finca forestal de Andalucía. De nada valen las poco creíbles explicaciones de la directora-gerente de La Almoraima Isabel Ugalde. Han intentado privatizar la finca por todos los medios, pero no lo han conseguido. Las causas son claras: la negativa del ayuntamiento de Castellar a aprobar un macroproyecto especulativo (con campo de golf, hoteles, urbanización de lujo, aeródromo privado…), el proceso de inclusión de toda la finca en el parque natural, la posibilidad de que se declare de dominio público y la campaña ciudadana en contra de su privatización. Hay que recordar que La Almoraima es la mayor finca del Parque Natural Los Alcornocales -suponiendo el 7,6% de su superficie-, y que, además, está incluida en la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo declarada por la UNESCO.

Es increíble que quien llevó esta finca pública a la ruina alardee ahora de buena gestión, cuando los actuales beneficios son fruto del dinero público inyectado -2,3 millones de euros- para paliar el déficit creado por su nefasta gestión. Ecologistas en Acción ha solicitado en numerosas ocasiones la destitución de la sra. Ugalde –ex diputada del PP- por incurrir en manifiesta incompatibilidad y conflicto de intereses, ya que es copropietaria de otro latifundio en este mismo parque natural.

La sra. Ugalde miente al asegurar que hace tiempo desistieron de privatizar La Almoraima. En las reuniones de la Junta Rectora del parque natural, en la que incomprensiblemente participa como representante de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), ha venido realizado una serie de intervenciones insólitas, intentando desprestigiar los parques naturales y la gestión pública de La Almoraima, aludiendo de forma sistemática a que es ruinosa para justificar su privatización, y defendiendo las bondades de la gestión privada de la misma. En la Junta Rectora del pasado mes de enero llegó a asegurar que los parques naturales generan regresión, depresión y paro, afirmando que el hecho de que Andalucía tenga la mayor tasa de paro del país es porque tiene la mayor superficie de espacios naturales protegidos. Es evidente que Ugalde no puede seguir al frente de La Almoraima, ni cobrando más de 80.000 € al año del Organismo Autónomo de Parques Nacionales que detesta públicamente.

Ahora toca que la Junta de Andalucía mueva ficha, blindando el carácter público de esta finca declarando de dominio público sus 14.113 has. Esta petición la presentó Ecologistas en Acción a la consejera de Medio Ambiente hace más de dos años, y apoyada por la Junta Rectora del Parque Natural Los Alcornocales. Todavía no hemos tenido contestación. Esta declaración es competencia del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, y conllevaría su carácter inalienable, imprescriptible e inembargable, la consideración a efectos urbanísticos como suelo no urbanizable de especial protección, y la transferencia de su gestión a la Junta de Andalucía.

¡Al final lo hemos conseguido!