El Gobierno intenta imponer las corridas de toros con la Ley del patrimonio cultural inmaterial

La Ley para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial fue aprobada hoy en el Congreso de los Diputados con el voto favorable del PP y UPyD y la abstención del PSOE. Ecologistas en Acción lamenta el uso de esta vía legislativa para imponer las corridas de toros en Comunidades Autónomas donde están prohibidas, como Cataluña y Canarias.

El ministro Ignacio Wert, promotor de la nueva normativa, y el Gobierno continúan con la fijación de dar apoyo a las corridas de toros. Prueba e ello es que los últimos esfuerzos legislativos antes de las elecciones autonómicas se centran en la Ley para la Salvaguardia, por encima de las grandes prioridades sociales y culturales.

La nueva Ley para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial recoge un importante catálogo de competencias para el Estado que ya venían contempladas en las distintas leyes de patrimonio autonómicas. El texto de la Ley aprobada no prevé la posibilidad de que una comunidad autónoma pueda decidir en su ámbito territorial la excepción de una protección marcada por el Estado sobre protección del patrimonio cultural inmaterial, aunque ésta sea ajena a la propia cultura de su territorio.

Sobre esa base, y las referencias que el texto recoge a la Ley 18/2013, de 12 de noviembre para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural, se observa claramente la mano del ministro Wert en su empeño de imponer nuevamente la tauromaquia en territorios donde se decida acabar con estas prácticas, como es el caso reciente de Cataluña o el de Canarias en 1991.

De hecho, durante la tramitación de la Ley en el Congreso de los Diputados se ha añadido una disposición final (quinta) ”Regulación de la tauromaquia como patrimonio cultural” que hace referencia a lo recogido en la Ley 18/2013, por lo que resulta una obviedad de carácter simbólico, cuya única misión es pretender hacer creer que se está avanzando en este aspecto.

El Gobierno intenta de nuevo acabar con las prohibiciones de corridas de toros existentes en el territorio estatal, faltando al respeto a parlamentos autonómicos y a la mayoría de la ciudadanía, que tal como recogen varias encuestas, apuesta por el final de las corridas de toros, uno de los mayores exponentes de maltrato animal en nuestro territorio. Precisamente dichas prohibiciones constituyeron un importante avance en la protección de los animales. Ecologistas en Acción espera y trabaja en esa línea, para que otros parlamentos autonómicos aprueben normativas similares.