Respuesta a Consejería de Medio Ambiente sobre Cañada Real de Morón

Alwadi.ira–Ecologistas en Acción, ante la información parcial difundida por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía [1], el pasado día 15 de mayo, en plena campaña electoral, en la que se afirma que ha finalizado la “adecuación del Corredor Verde del Guadaíra que conecta a lo largo de 38,19 kilómetros las vías pecuarias de Alcalá de Guadaíra, Mairena del Alcor, Arahal y Morón de la Frontera”, recuperándose terrenos, su reforestación y limpieza, entre otras mejoras, hemos considerado necesario emitir la siguiente información complementaria, al objeto de que los ciudadanos puedan valorar con más elementos de juicio la obra realizada por la administración.

Como cuestión preliminar hemos observado que la nota de prensa no tiene en consideración que la actuación, “Vía verde del río Guadaíra”, se enmarca dentro del “Programa Coordinado para el Saneamiento y la Recuperación Integral del Río Guadaíra”, aprobado en el año 1996, condenándolo al más absoluto de los olvidos. En dicho plan, en el denominado “Guadaíra Verde”, se propone un tratamiento integral de todos los elementos naturales y patrimoniales que pudieran estar ligados al río donde se incluyen las vías pecuarias de la cuenca.

La propuesta “Vía verde del río Guadaíra” se sustanció en un informe [2] detallado elaborado por Alwadi.ira – Ecologistas en Acción en el que se insistía en la necesidad de implicar a las distintas administraciones públicas y a las entidades sociales: “Muy especialmente en colaboración con asociaciones ecologistas, colegios, institutos, etc..”. En este sentido denunciamos que, una vez más, la participación de los grupos ecologistas de la cuenca como la de la sociedad civil en su conjunto ha sido inexistente.

En relación con la obra ejecutada, la primera cuestión que observamos es la ausencia del último tramo, dentro del TM de Morón de la Frontera “... la zona de la Alameda, la Victoria y callejeando a la Plata, donde podríamos tomar el “Cordel del Congosto Pozo Amargo” o la “Colada del Piojo” y el “Cordel de Olvera Moderno” buscando los nacimientos del río Guadaíra.”, así como un conjunto de actuaciones en caminos y vías pecuarias de intercepción, la recuperación de abrevaderos y manantiales, el trazado de rutas de senderismo ... que planteábamos en nuestra propuesta.

La Consejería de Medio Ambiente da por recuperadas las vías pecuarias denominadas: Cañada Real de Morón, Cordel de Morón, y Cañada Real de Sevilla. Desde Alwadi.ira–Ecologistas en Acción podemos afirmar, sin equivocarnos, que no se ha recuperado ni un solo metro de vía pecuaria. Tenemos que recordar a la Consejería que, como establece el Decreto 155/1998, de 21 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de vías pecuarias de Andalucía en su artículo 5º, las cañadas reales tienen 75 metros de anchura y que los cordeles 37.5 metros. El camino que hoy se nos vende, a escasos días de las elecciones locales, incumple en su totalidad la anchura legal, a pesar de haberse producido el deslinde de algunas de éstas [3], observándose una anchura media que a duras penas supera los diez metros, salvo honrosas excepciones, siendo más común los tramos que se encuentran reducidos a la anchura del camino y los badenes, y sin haberse producido la delimitación visual e inequívoca ni el retranqueo de las fincas. En la práctica se ha creado un buen carril para bicicletas y vehículos a motor, pues nada impide su uso a estos últimos, a pesar de lo establecido en el artículo 1º y 2º del anterior Decreto, es más, aprovechando la obra, determinados amigos de lo ajeno han vallado hasta el mismo “camino”.

En relación con la reforestación denunciamos el abuso del pino piñonero, como en el “Descansadero de Trujillo”, cuando lo más conveniente hubiese sido la encina, el alcornoque, el acebuche o el lentisco, especies más apropiadas, así mismo denunciamos la falta de mantenimiento de las plantaciones llevadas a cabo, lo que ha provocado la pérdida de numerosos ejemplares y la necesidad de volver a plantar nuevamente en el mismo lugar, a pesar de ello no se ha dudado, durante los trabajos de ejecución de la obra, en arrancar cientos de palmas, para hacer factible el carril, como en la zona que discurre entre “Cabeza Sordo” y la “Torre de la Membrilla”, en los términos de Carmona, Alcalá de Guadaíra y El Arahal.

Por otra parte, hemos podido observar como algunas infraestructuras construidas para salvar algunos arroyos han provocado su desvío, como el de “Las Desgreñás”, en el término de Alcalá de Guadaíra así como importantes deficiencias en estas mismas, como es el caso de las obras en el “Arroyo del Infierno”, entre Carmona y Alcalá de Guadaíra, que se han rehecho con posterioridad abusando del las placas de hormigón.

En cuanto al papel en favor de la biodiversidad que pueda desempeñar este carril compactado, desde Ecologistas en Acción de Alcalá de Guadaíra creemos que está lejos la realidad de las pretensiones del legislador cuando en el preámbulo del Decreto 155/1998 recoge que “... las vías pecuarias pueden desempeñar, dependiendo de las zonas, un importante papel de diversidad paisajística, contribuir a mejorar la gestión y conservación de los espacios naturales, fomentar la biodiversidad al posibilitar el intercambio genético de las especies vegetales y animales...”. Difícilmente estas vías pecuarias que en numerosos tramos se encuentran reducidas a un carril compactado y sus badenes, que permite el tránsito de todo tipo de vehículos a motor, no sólo los agrícolas, y a las que no se les ha devuelto ni un solo metro cuadrado de su superficie original pues, a pesar de los deslindes realizados, se encuentran intrusadas por los propiedades colindantes, podrán cumplir tan importante misión.

Desde Alwadi.ira–Ecologistas en Acción continuaremos insistiendo en la recuperación de las vías pecuarias, pues creemos que estos espacios son óptimos para el desarrollo de actividades enfocadas a un turismo ecológico, compatibles con la función de corredores que favorezcan el desplazamientos de las especies animales, cada vez más aislados en su medio natural, permitiendo a los ciudadanos un contacto más directo con la naturaleza. Mostramos nuestro rechazo a las medias verdades que tienen por objeto confundir a la ciudadanía en los periodos electorales.