La Viceconsejería de Pesca condena a la lapa majorera a su extinción

Ben Magec–Ecologistas en Acción denuncia el bloqueo sistemático de la Viceconsejería de Pesca al Plan para la Recuperación de la lapa majorera en Fuerteventura. Su oposición a cualquier medida dirigida a limitar o prohibir la actividad extractiva compromete la viabilidad del plan y entierra la esperanza de la recuperación de la especie.

La lapa majorera, en estado crítico de conservación, dispone desde el pasado mes de enero de un plan para su recuperación elaborado por la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias. Se trata de un paso imprescindible para recuperar una especie que no da signos de mejora a pesar de la regulación marisquera actual. No obstante este Plan cuenta con un duro opositor dentro de la propia administración autonómica. La Viceconsejería de Pesca considera que la regulación marisquera y pesquera actual es suficiente y solicita eliminar del Plan cualquier regulación de su competencia exclusiva: marisqueo, pesca en aguas interiores y comercialización.

El conjunto de medidas planteadas por los expertos de Medio Ambiente buscan la recuperación de la población en Fuerteventura, y a largo plazo la introducción en su antiguo ámbito de distribución (que incluye a Lanzarote y los Islotes). La señalización y regulación de los accesos, la prohibición del marisqueo en zonas críticas, mayor implicación en la vigilancia o la prohibición de la comercialización de lapas en época de veda son algunas de las condiciones necesarias para salvar la especie en Canarias, sin embargo, la postura de Pesca arruina probablemente la última esperanza de salvar a esta especie de la presión humana. Su oposición, al margen de la información científica disponible sobre el estado de la especie, se justifica en que las medidas actuales que regulan la extracción y comercialización de marisco y pescado son suficientes. Un argumento incoherente considerando la precariedad de los medios de vigilancia de la actividad marisquera y la ineficacia de normas emanadas de la propia Viceconsejería de Pesca.

Ben Magec-Ecologistas en Acción considera que la postura de este departamento comandado por Coalición Canaria, marcadamente populista y corta de vistas, choca frontalmente con el fin primero de la Ley de Pesca de Canarias: la protección, conservación y regeneración de los recursos marinos y sus ecosistemas, e incluso va en contra de las propias propuestas de su programa electoral para estas elecciones. Asimismo recuerdan que la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, ley básica estatal de protección del medioambiente, establece que las Comunidades Autónomas son responsables de adoptar las medidas necesarias para garantizar la conservación de la biodiversidad que vive en estado silvestre.

Para Ben Magec-Ecologistas en Acción queda claro el precio para la Viceconsejería de Pesca del Gobierno de Canarias tiene una especie en peligro de extinción: “un puñado de votos”. En definitiva, otro claro ejemplo de una Administración que sistemáticamente no quiere cumplir sus competencias, haciendo dejadez continuada de sus obligaciones para con el medio ambiente y los recursos naturales.