Derecho a personarse en los expedientes sancionadores ambientales

Ecologistas en Acción de Almería presenta un nuevo escrito para exigir una respuesta de la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en Almería a la personación de esta Asociación, entre otros, en el expediente sancionador incoado por la Administración ambiental ante la salvaje roturación llevada a cabo en el LIC de las Ramblas de Gérgal, Tabernas y Sur de Sierra Alhamilla, de forma presunta, por la Sociedad Cooperativa CASI en el denominado paraje el Maltés, cerca de Retamar.

El pasado 24 de marzo Ecologistas en Acción presentó denuncia por estos hechos, unida a la ya iniciada por la citada Delegación Territorial, en la que se ejercitó el derecho a ser parte interesada en el procedimiento sancionador en base a la legitimación que otorga a las ONG´s ecologistas el actual marco jurídico en asuntos ambientales. Hasta la fecha se nos ha negado la vista del expediente. Sólo queremos una respuesta a lo que se pide en nuestro escrito ya sea afirmativa y poder ejercer todos los derechos inherentes a nuestra condición de parte interesada o negativa y seguir las vías de recurso para defender el ejercicio de un derecho tiene amparo constitucional.

La negativa a la personación nos preocupa por cuanto el procedimiento sancionador se está llevando en base a la Ley Forestal cuando lo propio sería la aplicación del cuadro sancionador y las obligaciones más exigentes dispuestas en la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, postura que no podemos defender estando fuera del procedimiento. La Administración debe recordar que dictar una resolución injusta y a sabiendas puede comportar graves consecuencias para responsables públicos y funcionarios. De denegarse nuestra personación en este procedimiento, recurriremos.

Esta actitud laxa de la Junta de Andalucía en la defensa de los intereses ambientales que tiene encomendada está en perfecta sintonía con el incremento de cambios de uso que se vienen solicitando y concediendo en los últimos tiempos sobre el patrimonio forestal e incluso en espacios protegidos como ponen de manifiesto las alegaciones presentadas por esta Asociación a la solicitud de transformación de cientos de hectáreas por la mercantil Calebús en el entorno de Cuevas de los Medina, la denuncia por irregularidades en la autorización de invernaderos a la sociedad Aguila 2000, en Rioja, o el cambio de uso cercano a Retamar, actualmente en información pública solicitado por D. José Manuel Gomendio, todos ello con afección a la Red Natura 2000.

Para Ecologistas en Acción no cabe duda que nos encontramos con otra manifestación de la cultura del “pelotazo” en terrenos rústicos. A pesar de contar la provincia con suficiente dotación de terrenos agrícolas, muchos de ellos abandonados, se persigue el cambio de uso de terrenos forestales que tiene un precio menor para multiplicarlos a golpe de resolución administrativa por cantidades extraordinariamente superiores según se trate de unos cultivos u otros y, muy especialmente, invernaderos como pone de manifiesto la Encuesta de precios de la tierra en Andalucía 2014 (provisional) de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, donde la hectárea almeriense sigue siendo la más revalorizada , sin duda un gran incentivo al cambio de usos. Con este panorama nos provoca gran inquietud que en los expedientes de cambio de uso atribuibles a la Administración intervenga personal laboral perteneciente a la Agencia de Medio Ambiente y Agua, mucho más vulnerable que el funcionariado a presiones por el tipo de relación laboral respecto a los intereses políticos y sociales implicados.

La Federación Provincial de Ecologistas en Acción de Almería además de seguir con sus acciones legales se plantea dirigir una petición al nuevo gobierno que se constituya y a los nuevos grupos parlamentarios para solicitar cambios institucionales en la Administración periférica de la Junta de Andalucía para que Medio Ambiente recupere su independencia porque la actual estructura sólo ha servido en Almería para poner de rodillas los intereses ambientales ante los agrícolas. También queremos pedirle a la Unión Europea, siempre tan preocupada por el bajo cumplimiento de la normativa ambiental, que asocie las transferencia de los fondos europeos al grado de cumplimiento de esta normativa. Finalmente vamos a exigir más firmeza y eficacia en la restauración de los daños ambientales; llevar a término esta obligación es una de las mejores inversiones en prevención ambiental que se pueden hacer hoy día.