Se sigue incumpliendo la legalidad en la plaza de toros

El pasado mes de mayo el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Burgos inició un expediente sancionador al Ayuntamiento de Burgos en relación a las obras de remodelación de la plaza de toros. A partir de una denuncia de Ecologistas en Acción en la que informaba de que las obras se estaban llevando a cabo sin la preceptiva licencia ambiental, se constató el incumplimiento legal y se dio inició al correspondiente expediente sancionador.

A pesar de no contar con la correspondiente licencia y estar incurriendo en una ilegalidad, se ha dado un paso más que constata la indiferencia que este asunto tiene en el gobierno local. Para las fiestas de San Pedro se ha cerrado ya el cartel de la feria taurina que tendrá como sede la mencionada plaza de toros.

Es necesario señalar que la licencia ambiental no es solo un tramite necesario para poder llevar a cabo las obras de remodelación, sino que sirve también para fijar los usos de la instalación y las comprobación de que cumple con las medidas de seguridad necesarias para ellos. Aunque se solicitó la paralización de las obras mientras se subsanaba la carencia de licencia, ni desde el ayuntamiento se ha procedido a ello, ni la Junta de Castilla y León ha obligado. Así, nos encontramos con que las obras siguen adelante para poder dar cabida a los espectáculos taurinos.

Este asunto de la plaza de toros es grave por varias razones. Por una parte, por el enorme gasto que ha supuesto para las arcas municipales, sin que hubiera necesidad de ello. Por otra, porque, una vez más, pone de manifiesto la falta de rigor y el desprecio por la norma del gobierno municipal (ahora en funciones). Además, sirve para dar cabida a la actividad taurina, entendida desde una perspectiva empresarial, que bajo ninguna circunstancia debería tener lugar en nuestra ciudad (como en ninguna otra) por la crueldad que supone para los toros, en un espectáculo que debería ser prohibido sin mayor dilación.