El Tribunal Supremo confirma la nulidad de 9000 viviendas del Área Homogénea 7

Ecologistas en Acción pide al nuevo Ayuntamiento de Valladolid que pase página del urbanismo especulativo de las áreas homogéneas y se concentre en mejorar la ciudad existente.

Por sentencia de 27 de mayo de 2015, el Tribunal Supremo ha confirmado la previa de 2 de mayo de 2013 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León, que anuló el Plan Parcial del Área Homogénea 7 “Las Riberas”, situada entre la Ronda Exterior Sur de Valladolid y los pinares de Simancas y Antequera, donde estaba prevista la construcción de hasta 8.915 nuevas viviendas en una zona de alto valor ecológico y agrícola.

Queda así definitivamente anulado el acuerdo de la Comisión Territorial de Urbanismo de Valladolid de 18 de septiembre 2009, adoptado “in extremis” por este órgano de la Junta de Castilla y León el último día con vigencia de la antigua Ley de Urbanismo, para intentar evitar que dicho Plan Parcial tuviera que justificar su necesidad e idoneidad con arreglo a la nueva normativa urbanística estatal y autonómica.

Ese mismo día, en una jornada frenética de actividad inmobiliaria, se aprobaron las también anuladas judicialmente Normas Urbanísticas Municipales de Mucientes, con capacidad para 6.800 nuevas viviendas, y las casi 16.000 viviendas previstas en el Plan Parcial del Área Homogénea 1 de Valladolid, la única área homogénea aprobada pendiente de sentencia del Tribunal Supremo. Un mes más tarde, la misma Comisión autorizaba también ilegalmente las 14.000 nuevas viviendas del Plan General de Ordenación Urbana de Tudela de Duero, también anulado judicialmente.

Al igual que en las sentencias anteriores sobre las Áreas Homogéneas 5 y 11, los Tribunales entienden que “no se ha justificado en absoluto la conveniencia de desarrollar el sector o la conveniencia de la transformación urbanística de los terrenos y más en particular que no se ha justificado que exista en Valladolid la necesidad de ampliar el suelo con destino residencial y especialmente que sea necesaria la construcción de casi nueve mil viviendas más”. En opinión de los ecologistas, un argumento de legalidad y puro sentido común.

Hay que notar que el Área Homogénea 7 “Las Riberas”, como su propio nombre indica, se delimitó sobre terrenos de alto valor ecológico y paisajístico, en el exterior de la ronda de circunvalación sur de Valladolid, en una parte de la vega del río Pisuerga surcada por acequias y con productivas explotaciones agrícolas de regadío, hoy parcialmente abandonadas como consecuencia de la especulación inmobiliaria. En la actualidad, no se ha comenzado obra alguna de urbanización en esta área homogénea ni en ninguna de las restantes.

Ecologistas en Acción se felicita de que en los últimos dos años la Justicia haya anulado las autorizaciones de la Junta para edificar 60.000 viviendas en Valladolid y cuatro municipios de su entorno (Aldeamayor de San Martín, Mucientes, Tudela de Duero y Zaratán), poniendo de manifiesto el disparate alentado y/o permitido por las Administraciones Públicas de nuestra región: una enorme burbuja inmobiliaria que nos ha llevado al desastre económico y social que actualmente vivimos.

Por ello, Ecologistas en Acción pide al nuevo Ayuntamiento de Valladolid y a la Junta de Castilla y León que pasen página de la etapa del urbanismo salvaje y “a la carta” derivado de la antigua Ley de Urbanismo y del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2003. La revisión en curso del PGOU debería proceder a la reclasificación de las Áreas Homogéneas como suelo rústico, concentrando en la ciudad existente las actuaciones que se prevean, siempre con prioridad a la cada día más necesaria rehabilitación de los barrios.

Para trasladar esta petición y otras propuesta de cara al nuevo PGOU, Ecologistas en Acción reiterará al nuevo Alcalde de Valladolid la petición de reunión realizada en octubre del año pasado a su antecesor, Javier León de la Riva, que éste nunca llegó siquiera a contestar.