Aznalcóllar: embrollo societario

Embrollo societario en la adjudicación de la Mina de Aznalcóllar; la Sra. Magistrada vuelve a pedir aclaraciones.

Ante el nuevo Auto Judicial otorgado por el Juzgado nº 3 de Sevilla en las Diligencias Previas 9785/2015 Negociado M, Ecologistas en Acción, parte interesada en el procedimiento, opina lo siguiente:

Que es absolutamente inconcebible que, la Junta de Andalucía, Dirección General de Industria, haya permitido el conglomerado societario presentado por la parte adjudicataria del concurso de explotación, al punto que no queda claro quién es la empresa adjudicataria ni qué relación tiene con los gestores iniciales del proyecto.

Este embrollo es de tal calibre que, en informe presentado por la Junta de Andalucía a petición de la Sra. Magistrada suscrito por la letrada integrante en la mesa de contratación, se manifieste que el Grupo México no intervenía como licitador del concurso eximiéndole de cuestiones de obligado cumplimiento.

Se trata de una manifestación sorprendente ya que en la Resolución de la Consejería, Dirección General de Industria de 25 de Febrero de 2015 se otorga la concesión de la explotación de Aznalcóllar a la entidad Minorbis-Grupo México.

No obstante lo anterior, la adjudicación definitiva se realiza a una desconocida empresa denominada Minera los Frailes, fruto de diferentes e ininteligibles movimientos societarios, producidos entre el 21 de Enero de 2015 y el 25 de Mayo de 2015 entre el Grupo México y Minorbis, quienes son sus propietarios. Es de señalar que Minera los Frailes deviene de una anterior empresa, denominada Gestión Empresarial Macaru, donde Minorbis hasta el mismo día de la aceptación de la concesión definitiva no era parte del accionariado. El mismo día de la aceptación definitiva Minorbis accede al accionariado de forma tan obscura que la propia Magistrada determina en su auto que deberán de ser aclarados estos extremos.

Esperamos que con la entrada en vigor de la Ley de Transparencia queden aclaradas las actuaciones mineras de la Junta de Andalucía y no sigan ocurriendo hechos como el caso Aznalcóllar, una mina cuya gestión previa ha supuesto el mayor desastre ecológico de la historia de Andalucía, de enorme coste económico.

Ante la reapertura de la mina de Aznalcóllar, los andaluces nos merecemos un exquisito cuidado ambiental y una extrema transparencia en las relaciones económicas del recurso minero, que es público, y quienes van a ser los encargados de explotarlo. Ya hemos sufrido en demasiadas ocasiones que en Andalucía se exploten nuestros recursos y nos dejan los residuos. Este embrollo de Aznalcóllar favorece el oscurantismo y desprestigia la honorabilidad de la Junta de Andalucía.




Visitantes conectados: 470