Piden retirar el PGOU de El Espinar ante el cúmulo de ilegalidades que propone

Ecologistas en Acción y Centaurea piden a los grupos municipales que acuerden

el inicio de un nuevo procedimiento partiendo de un diagnostico actualizado y veraz, basado en parámetros de sostenibilidad ambiental y racionalidad urbanística

Ecologistas en Acción y Centaurea han presentado alegaciones al documento del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de El Espinar, aprobado inicialmente en un Pleno Extraordinario del Ayuntamiento de esta localidad, celebrado el pasado día 30 de enero de 2015, con los únicos votos favorables del Partido Popular. El documento fue posteriormente sometido a información pública, mediante anuncio en el BOCyL de 11 de marzo de 2015, por un plazo de tres meses.

En sus alegaciones, ambos colectivos han constatado que se trata de un documento desfasado y obsoleto, el que se hace uso frecuente de datos erróneos que no sólo no reflejan la realidad sino que la tergiversan, y que propone una serie de actuaciones urbanísticas que no tienen cabida alguna en la legislación vigente. Además el Plan no respeta el principio del urbanismo compacto.

Ante el cumulo de deficiencias del citado PGOU y la suma de ilegalidades urbanísticas que plantea, estas asociaciones piden públicamente a los grupos municipales que acuerden la completa retirada de dicho plan y el inicio de un nuevo procedimiento partiendo de un diagnostico actualizado y veraz, basado en parámetros de sostenibilidad ambiental, y en el absoluto respeto a la legalidad urbanística y medioambiental.

Centaurea y Ecologistas en Acción consideran que este PGOU plantea un crecimiento irracional y desmesurado del suelo residencial, pese a no haber demanda real para ello, ya que desde que se aprobaran las vigentes Normas Subsidiarias de Planeamiento de El Espinar en 1995, aún queda por desarrollarse casi el 60% del suelo urbano para uso residencial. Con este PGOU se plantea aprobar 255 has de nuevo suelo urbanizable con un incremento de 7.000 viviendas sobre las actualmente existentes.

En lugar de proponer la reversión a la categoría de Suelo No Urbanizable de todos los sectores de Suelo Urbanizable de las NNSS del 1995 que no se han desarrollado en estos últimos 20 años (pese al boom inmobiliario vivida en España hasta final de la década pasada), el PGOU aprobado inicialmente por la anterior Corporación recalifica a urbanizables un total de casi 255 hectáreas.

A pesar de la falta de demanda, se plantea la recalificación de suelo rústico a Suelo Urbanizable en la zona denominada “Los Álamillos”, en el núcleo de El Espinar, que se traduce en unas 210 viviendas más.

Por otro lado, el Plan crea ad hoc una Ordenanza de Suelo Rústico con Protección Natural de Ocio sobre un área muy ampliada a fin de dar determinada cobertura legal a construcciones de usos en suelo rústico en gran parte ilegales. Se trata de las zonas denominadas “La Quebrada” y “El Coteo” donde existen unas 120 naves o casetas desperdigadas por una amplia zona (92 ha), levantadas en el margen izquierdo de la SG 500 (en sentido a Ávila), desde la zona del IES María Zambrano al Polígono industrial de Los Llanos de San Pedro. El valor ambiental y ecológico de estas zonas ha sido reconocido por el Informe de Sostenibilidad Ambiental y el propio PGOU. A pesar de ello se utiliza esta artimaña ilegal para tratar de legalizar estas las construcciones ilegales. Ambos colectivos manifiestan que existe una incompatibilidad manifiesta entre el régimen del Suelo Rústico con Protección Natural y el régimen transitorio que se pretende imponer con el PGOU, que va contra lo que determina la Ley.

Ecologistas en Acción y Centaurea solicitan al Ayuntamiento de El Espinar que acepte el contenido de las alegaciones y en consecuencia, redacte un nuevo documento adaptado al momento actual con supresión de todos los suelos urbanizables de nueva creación y con revisión de todos los suelos urbanizables no desarrollados del plan anterior, dada la suficiencia del suelo urbano actual para dar cobertura a la creación de ciudad en los próximos 34 años.
Así mismo, demandan que se elimine la reserva de dispensación en la zona clasificada como suelo rústico con protección natural para ocio local al Sur del núcleo de El Espinar e inicie expedientes de restauración de la legalidad urbanística con depuración de responsabilidades que correspondan, incluso de tipo penal.