La negligencia de RMD provoca incendio de neumáticos usados

Ecologistas en Acción y la Plataforma vecinal “Valle de Conforcos” vienen denunciando la política medioambiental de RMD, cuya actividad hace años fue calificada por Valle de Conforcos como terrorismo ambiental.

El historial de RMD, desde que se ubicó en Ardoncino, da cuenta de al menos tres incendios en la planta y otros dos en el vertedero ilegal del que disponía en Villanueva del Carnero; en uno de estos últimos (en el vertedero, y no en la planta industrial, como reiteran los medios) también se activó en abril de 2005, al igual que en la tarde de este lunes 20 de julio de 2015, el nivel 2 de protección civil.

También son varias las denuncias interpuestas contra RMD por vertidos de aguas residuales al arroyo de Antimio y sobre todo cabe destacar el enterramiento de cientos de miles de toneladas de residuos en el antiguo vertedero ilegal de Villanueva del Carnero, seguido por la Comisión Europea en virtud de una queja de Valle de Conforcos y Ecologistas en Acción. Estos residuos, que la empresa sigue sin retirar y que ya están contaminando las aguas subterráneas (según estudios de la ULE) dan la verdadera imagen de RMD, frente a la propaganda de empresa verde con la que se publicita en los medios.

La permisividad de la Junta con RMD llega al extremo de haber mantenido la actividad de la empresa a pesar de carecer de autorización ambiental (que se está tramitando en estos momentos) habiendo anulado el juzgado de lo contencioso nº 1 de León la licencia de actividad concedida, hace más de diez años, por el Ayuntamiento de Chozas de Abajo.

El incendio en el almacén de ruedas a la intemperie pone brutalmente en entredicho la actividad de reciclaje de esta empresa que ha llegado a acumular, cobrando por ello, una enorme cantidad de neumáticos usados sin darles salida. El destino más usual de las ruedas de RMD ha sido servir de combustible a la cementera Tudela Veguín, S.A. de La Robla, cuya autorización ambiental precisamente fue anulada hace unos días por el Tribunal Supremo.

El hecho es que la deficiente política de residuos que aplican las distintas administraciones impide al sistema de gestión de neumáticos usados SIGNUS, por el que se cobra una tasa al comprador, cumplir sus objetivos. Aunque dicho sistema intenta dar a las ruedas usadas un tratamiento ambientalmente correcto, lo cierto es que buena parte acaban siendo incineradas en cementeras o en la propia planta de RMD, provocando una peligrosa contaminación del aire por la emisión de sustancias tóxicas, altamente cancerígenas como las dioxinas, furanos, metales pesados, etc.

Dada la situación de práctica quiebra de la empresa (con una deuda de más de cien millones de euros) y el historial descrito, no parece descabellado pensar que el incendio haya sido provocado por RMD para deshacerse de los neumáticos por la vía rápida y justificar el cierre definitivo. Sin recurrir a causalidades delictivas, es fácil suponer que al no regar regularmente los montones de ruedas, como otros años se hacía en el verano, por la escasez de personal tras los traumáticos EREs recientes, los calores de este verano hayan propiciado el desastre.

En todo caso, la empresa RMD es también responsable de este nuevo incendio por falta de previsión (excesivo material almacenado y falta de riego) y por no disponer de medios para su extinción.

Probablemente la Junta, una vez más, como en todos los casos antes mencionados, se abstendrá de responsabilizar a RMD.




Visitantes conectados: 559