El CSN remite al Magrama información incompleta sobre el impacto radiológico del ATC

Ecologistas en Acción ha denunciado que el día 15 de julio el Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobó y remitió al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) un informe de impacto radiológico del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas (Cuenca) con graves deficiencias incumpliendo su propia instrucción IS-29. Según se puede leer en el acta del Pleno, el informe sólo contempla el funcionamiento normal del cementerio nuclear e ignora el impacto de posibles fugas o accidentes, que tendrían una mayor afección sobre el medio y la población.

El Informe de Impacto Radiológico es preceptivo para que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente emita una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), también preceptiva para seguir adelante con el proyecto. Sin embargo, las prisas por aprobar el proyecto del ATC en Villar de Cañas han llevado al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) a enviar al Magrama un Informe sobre el Impacto radiológico con graves deficiencias. Es imposible que el Ministerio emita una DIA bien fundamentada basada en los datos enviados por el CSN.

En efecto, el Pleno del CSN aprobó el día 15 de julio un Informe de Impacto Radiológico del ATC que sólo contempla el funcionamiento normal de la instalación, según se lee en el acta.

En el acta se dice también explícitamente que el Ministerio de Industria pide que “el CSN anticipe la evaluación del impacto radiológico del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de combustible gastado y residuos de alta actividad, previsto en el término municipal de Villar de Cañas (Cuenca)”. El acelerón que el Gobierno está realizando para tener los permisos del ATC antes de las próximas elecciones generales ha llevado a una aprobación de un informe con graves deficiencias, puesto que no tiene en cuenta las disposiciones de la Instrucción IS-29 para instalaciones de almacenamiento de residuos radiactivos. Dicha instrucción, emitida por el propio CSN, se exige que se tengan en cuenta sucesos anormales y accidentes que puedan afectar a los trabajadores o a la población circundante. El CSN está sometido a presiones intolerables, lo que hace que esté tomando decisiones equivocadas como esta de aprobar un informe con graves deficiencias.

Francisco Castejón, portavoz de Ecologistas en Acción, ha declarado que “el emplazamiento del ATC presenta, entre otras, la grave deficiencia de tener un acuífero muy superficial y dinámico. El agua llega a aflorar y a inundar los terrenos. En un hipotético accidente con fuga de material radiactivo, el acuífero podría contaminarse y difundir las sustancias radiactivas por todo el subsuelo. Dado que el Informe del CSN no tiene en cuenta esas posibles fugas, es imposible que la DIA evalúe convenientemente este riesgo y de este modo no será en absoluto fiable".

Castejón solicita “que se suspenda el proyecto y se abandone la pretensión de construir el ATC en Villar de Cañas, puesto que existen numerosos datos técnicos que muestran que los terrenos son inadecuados y su construcción supondría un riesgo inadmisible”.